Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía brasileña detiene al vicepresidente de Facebook en América Latina por no colaborar con la justicia

La Policía brasileña ha detenido este martes en Sao Paulo al vicepresidente de la red social de Facebook en América Latina, Diego Jorge Dzodan, que ha sido acusado de incumplir una orden de la Justicia que exigía a la empresa entregar mensajes de sospechosos de narcotráfico que habían sido enviados por WhatsApp.
Las autoridades han cumplido una orden de prisión preventiva expedida por un juez del estado de Segipe contra Dzodan, que según la Policía desoyó las órdenes de entregar información almacenada por Facebook que es "imprescindible para la presentación de pruebas a utilizar en una investigación de crimen organizado y tráfico de drogas", ha informado el portal G1 de Globo.
El juez Marcel Montalvão pidió hace cuatro meses a Facebook que brindara información de dos usuarios de una cuenta en Whatsapp que intercambiaban información sobre tráfico de drogas.
La empresa no atendió la petición de la Justicia, que hace dos meses impuso a Facebook una multa diaria de 50.000 reales (12.000 dólares). Ante el incumplimiento de la sentencia, la suma se elevó hace un mes a 1 millón de reales (unos 252.000 dólares).
La empresa fundada por Mark Zuckerberg ha considerado la detención de su directivo una medida "extrema y desproporcionada" y, en un comunicado, ha defendido que "siempre ha estado disponible y siempre lo estará para resolver cualquier duda que puedna tener las autoridades brasileñas", informa la agencia Reuters.
PROBLEMAS JUDICIALES
Facebook ya prohíbe que la red social sea utilizada para vender drogas. A comienzos de febrero, la red social también alteró la política del uso del sitio y de las fotos de Instagram para impedir que los usuarios vendan armas. Sin embargo, la medida de la red no se extiende a WhatsApp.
No es la primera vez que Facebook tiene problemas con la Justicia brasileña. En febrero del año pasado WhatsApp fue suspendido por negarse a entregar informaciones solicitadas por la Policía Civil de Pliauí, que investigaba casos de pedofilia en Internet. La Justicia ordenó a todos los operadores de telefonía que cancelaran la aplicación, pero las empresas se negaron a aplicar la sentencia.
El caso más reciente tuvo lugar el pasado mes de diciembre, cuando las operadoras recibieron una sentencia judicial que les obliga a bloquear durante 48 horas el servicio de mensajería instantánea Whatsapp en todo el territorio nacional. Sin embargo, la suspensión duró sólo 12 horas porque el Tribunal de Justicia de Sau Paulo admitió el recurso de Oi, una de las cuatro empresas afectadas.