Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salir a cenar, lo ideal para la primera cita... ¿Qué debemos evitar?

Ahora en verano, con el buen tiempo, nos apetece estar más en la calle. Sobre todo disfrutar de cenitas bajo un manto de estrellas con la persona ideal. Y es según Meetic, el 60% de los europeos considera que la mejor opción para la primera cita es salir a cenar a un restaurante. Y como decimos, ahora con el calor, las terrazas suelen ser los lugares idóneos para ello.
En una cena, ambas partes pueden estar más tranquilas y sobre todo es un momento perfecto para conocerse en profundidad para todos aquellos que quieren comenzar una historia de amor con ese alguien que pueda ser su media naranja. Y es que seguramente una cena puede valer más que mil palabras, o al menos así lo piensa el 89% de los españoles.
La elección de la comida así como el comportamiento en la mesa de la otra persona pueden influir en la opinión sobre la persona que tienen enfrente. Son las mujeres quienes prestan mucho más atención al saber estar en la mesa, además de tener especial cuidado los modales. Son ellos los que están sometidos a una estricta observación y los malos hábitos también cuentan, aunque de manera negativa.
Por ejemplo según Meetic, el 54% de los solteros considera de muy mala educación hacer ruido mientras se come. El 44% no soporta que no se le pregunte a la hora de elegir la cena, quizás porque se coarta la libertad de cada uno. Finalmente, el 29% odia que la otra persona se centre única y exclusivamente en la comida y no preste atención a la conversación.
Para que la cena sea perfecta, de 10 y así logres conquistar el corazón de la otra persona, existen varios consejos básicos para que nos ayuden a lograr ese sobresaliente. Por ejemplo, si tu pretendiente no es Drácula, evita comidas que incluyan grandes cantidades de ajo y cebolla. Así no lograrás ahuyentarlo.
Si quieres evitar mancharte y deslucirte durante la cena, al igual que tu acompañante, evitad a toda costa determinados tipos de comida que puedan resultar difícil de comer. Por último si eres amante de las gallinejas madrileñas o de los higadillos, evítalo a toda costa, pues son comidas que pueden resultar desagradables para la otra persona.
DIME QUÉ COMES Y TE DIRÉ COMO ERES
Por último, la elección de la comida da pistas de como puede ser tu futura media naranja. Por ejemplo, si se decanta por un plato vegetariano ten por seguro que esa persona será calmada y previsora. En cambio si prefiere un buen plato de carne, podrás pensar que se trata de una persona algo más tradicional. O si pide comida exótica, seguramente será una persona muy original y extrovertida.
Dependiendo de como vaya la cena y quieres que remonte con un apoteósico final, la guinda del pastel -nunca mejor dicho- es pedir de postre una deliciosa tarta de chocolate.