Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Samsung Family Hub: el frigorífico interactivo con una pantalla de 21,5 pulgadas

No es un concepto completamente nuevo, lo habíamos visto en otros fabricantes, y ni siquiera es la primera vez que Samsung pone una pantalla en sus frigoríficos. Sin embargo, el nuevo Family Hub de la surcoreana es más ambicioso y llega en un momento en el que el Internet de las cosas ya se ha colado en nuestras vidas y las pantallas táctiles son uno más en la casa. Este nuevo frigorífico interactivo ofrece una interesante y ambiciosa propuesta, aunque aún está por pulir.
¿Qué puedes hacer con un grigorífico que es en sí mismo un dispositivo inteligente con una pantalla de 21,5 pulgadas con cristal Gorilla Glass y sistema operativo Android? Veamos algunos ejemplos:
- Utilizar aplicaciones para cocinar: el Family Hub cuenta con aplicaciones que permiten consultar información relevante relacionada con la cocina, como alimentos de temporada o recetas. El mejor ejemplo es Club des chefs.
- Escuchar música en la cocina: la nevera viene con Pandora para poder poner música directamente en el televisor, para amenizar los ratos entre fogones.
- Llevar el recuento de los alimentos: el Family Hub cuenta con tres cámaras interiores que fotografían todos los estantes. Después, en la pantalla, se pueden colocar etiquetas que ayudan a llevar el recuento de alimentos y recordar el día que van a caducar. Lo malo es que no reconoce de forma inteligente cuando cambiamos de sitio esos alimentos, por lo que exige tener un orden estricto en el frigorífico.
- Elaborar listas y hacer la compra online: en las aplicaciones preinstaladas en el frigorífico podemos crear distintas listas de la compra y podremos hacer la compra online. La parte negativa es que es demasiado "tradicional". El frigorífico no reconoce de forma automática lo que nos falta y lo añade, que sería una función verdaderamente ingeligente. Samsung está en conversaciones con distintas cadenas para incorporar sus tiendas directamente en la nevera.
- Interactuar con tu familia: es posible que en casa solo cocine una persona, o dos, pero por el frigorífico pasan todos los miembros de la casa. Por eso una aplicación, que hace las veces de mural, permite dejar mensajes, emoticonos o compartir fotografías con todos los miembros de la familia.
- Controlar tu frigorífico con el móvil: el frigorífico Family Hub de Samsung se puede controlar, cómo no, de forma remota con una 'app'. No solo se pueden configurar distintos modos de funcionamiento, sino publicar mensajes de forma remota, anotar en las listas de la compra o consultar las fotografías del interior del frigorífico en caso de no saber qué es lo que necesitamos exactamente cuando estamos en el supermercado.
A PRIMERA VISTA
De entrada, un frigorífico con una pantalla incorporada, cámaras, aplicaciones y conexión a Internet mete en la cocina muchas funciones muy cómodas. Sin embargo, muchas de ellas son posibles con cualquier 'smartphone' o tableta. Y las más interesantes, como hacer la compra online o el recuento de alimentos, no se hacen de forma automática, sino que requieren la intervención del usuario. Otra pega es su precio: el frigorífico de puerta doble con dispensador de hielo Family Hub costará nada menos que 6.000 euros. No apto para todos los bolsillos. Una idea interesante, en cualquier caso, que permite ver cuál puede ser el futuro del frigorífico conectado.