Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sharp podría recibir un préstamo de 2.000 millones de euros

Los dos grandes acreedores de Sharp, Mizuho Corporate Bank y UFJ Mitsubishi están considerando ampliar sus préstamos con 200.000 millones de yenes (2.025 millones de euros), según informaron los medios de comunicación japoneses. Como consecuencia, sus acciones subieron este jueves en Tokio.
La compañía está asediada con una deuda de 1,25 trillones de yenes (12.829 millones de euros), por lo que está considerando la venta de activos y la reducción de empleos.
Además, ha de refinanciar 360.000 millones de yenes (3.645 millones de euros) a corto plazo en concepto de pagarés, con vencimiento a bonos convertibles de 200.000 millones de yenes (2.025 millones de euros), en septiembre del año siguiente.
Mizuho y UFJ Mitsubishi se han reunido para prestar unos 130.000 millones de yenes (1.316 millones de euros) a finales de este mes y otra suma de 100.000 millones de yenes (1.012 millones de euros) en septiembre. Ambas buscarán garantías, a diferencia de los préstamos anteriores, dijeron los medios.
Los préstamos se suman a los 60.000 millones de yenes (607 millones de euros) en la financiación provisional que proporcionaron a Sharp el pasado mes de julio. Se hizo para que la compañía cumpliera con sus requerimientos de deuda, según informaron varios medios de comunicación japoneses.
Las acciones de Sharp, que ha perdido más de un tercio de su valor desde principios de agosto, subieron un 3,3 por ciento por la pausa del mediodía, frente a un índice de referencia Nikkei plano.
"Sharp pide a dos grandes bancos una cantidad apropiada de préstamos", dijo el portavoz de la compañía Miyuki Nakayama. Pero se negó a identificar a los bancos involucrados, así como las cantidades que están considerando.
Mitsubishi UFJ y Mizuho, que son los dos principales accionistas de Sharp, tienen mucho más que perder al permitir que la empresa vaya a la quiebra. Con una exposición limitada a la crisis de deuda en Europa, los bancos japoneses han resistido la incertidumbre económica mundial mucho mejor que sus pares en Europa y Estados Unidos.
Sharp, por su parte, dijo que está haciendo todo lo posible para reducir al mínimo su deuda. La portavoz de la compañía dijo que Sharp está estudiando diversas medidas, como la eliminación participaciones cruzadas y cuentas por cobrar. Sin embargo, no dio detalles específicos.
Sharp tiene acciones en varias compañías, incluyendo Pioneer y Sekisui House.
Sharp, que abastece las pantallas utilizadas en los iPhones de Apple está lidiando con sus primeros despidos en seis décadas.
La compañía está considerando recortar otros 3.000 puestos de trabajo de los 5.000 que ya ha anunciado, según afirma a Reuters una fuente familiarizada con la discusión. También podría vender las dos plantas de ensamblaje de televisión para la taiwanesa Hon Hai Precision Industry.
Fuentes de los prestamistas de la empresa han dicho que Sharp presentará un informe de evaluación de activos a sus bancos el próximo mes. En él se identificará a las empresas que tiene que vender a cambio de financiación.
La cantidad del préstamo dependerá también de la cantidad de inversión de Sharp asegura de Hon Hai. Previamente acordó la compra de una participación del 10 por ciento a 550 yenes (5,57 euros) por acción.
La situación de Sharp ha debilitado el valor de sus acciones, que han bajado un 72 por ciento este año a 186 yenes (1,88 euros). Hon Hai se ha trasladado a renegociar el acuerdo de marzo en las que se han invertido 844 millones de dólares (8,5 euros).
El plan de reestructuración de la compañía japonesa no terminará hasta septiembre, según afirman los banqueros involucrados en el proceso.