Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A Sony le preocupa la zona euro

La crisis de la deuda en Europa se suma a los obstáculos que Sony y su nuevo jefe de Kazuo Hirai, están tratando de superar en la lucha contra las pérdidas, que han afectado al icónico fabricante japonés de aparatos electrónicos de consumo.
Sony espera informar de un aumento del 36 por ciento en sus ganancias operativas del primer trimestre, que sumaría 17.600 millones de yenes (183 millones de euros) de beneficios, comparado con el año anterior, según estiman 5 analistas sondeados por Thomson Reuters.
La empresa terminó el 31 de marzo con un registro de 67.000 millones de yenes (697 millones de euros) de pérdidas operativas y una pérdida neta récord de 455.000 millones de yenes (4.734 millones de euros).
Al tomar las riendas de Sony en abril, su presidente ejecutivo Hirai se comprometió a revivir los beneficios del fabricante del reproductor de música Walkman y la consola PlayStation, después de sufrir años de desgaste por la creciente competencia extranjera que ha extendido su dominio en la electrónica de consumo.
Hirai se enfrenta ahora al reto de dirigir su empresa a través de una crisis de la deuda de la zona euro, que está deteriorando la demanda mundial de productos electrónicos de consumo y produciendo una pérdida de rentabilidad de los productos de Sony.
"No creo que tengamos que preocuparnos demasiado por el dólar de Estados Unidos, pero la preocupación real es la zona del euro", dijo el director general de fukoku Capital Management,Yuuki Sakurai, que forma parte de la unidad de gestión de activos de seguros de Japón fukoku Mutual Life.
"Vamos a tener que atarnos los cinturones de seguridad y prepararnos para las turbulencias", dijo Sakurai. Hirai "está en una posición difícil, yo no le envidio".
El valor de la evaporación del euro perjudica a todas las empresas japonesas que venden sus productos y servicios en Europa, pero Sony es más sensible a los vaivenes del yen contra el euro que sus pares locales.
Las cifras de ventas europeas de Sony constituyen una quinta parte de todos sus ingresos, en comparación con Panasonic y Sharp, que les supone una décima parte de sus ingresos.
Un aumento de un yen (0,01 euros) en el tipo de cambio frente al euro reduce 6.000 millones de yenes (62,4 millones de euros) el beneficio operativo de Sony. Para Panasonic, un cambio similar reduciría el beneficio a sólo 2.500 millones de yenes (26 millones de euros) y para Sharp, no más de 500 millones de yenes (5,2 millones de euros).
Sony, que también fabrica televisores y 'smartphones', ha basado su previsión de ganancias de los tipos de cambio de 80 yenes (0,8 euros) por dólar y 105 yenes (1,09 euros) por euro.
El promedio frente al dólar durante el primer trimestre fue de 80.1 yenes (0,83 euros) y para el euro a 102,9 yenes (1,07 euros). El euro ha perdido fuerza, situándose en su nivel más bajo de la historia, con un valor de alrededor de 95 yenes (0,98 euros).
MÁS AMBICIOSO
Para el ejercicio completo para el próximo marzo, Sony prevé un beneficio operativo de 180.000 millones de yenes (1.872 millones de euros). Hirai quiere ampliar las ventas del grupo en un tercio a 8,5 trillones de yenes (88.446 millones de euros) en dos años y ampliar su margen de explotación a más de un 5 por ciento.
Sin embargo, muchos analistas ven la meta de ganancias de operación muy ambiciosa. El pronóstico de consenso de 18 analistas encuestados por Thomson Reuters sugiere que el beneficio operativo anual será de 139.000 millones de yenes (1.446 millones de euros).
Además de los riesgos de cambio, Sony está luchando para atraer a los consumidores frente a la competencia de la talla de Apple, Samsung y Microsoft.
"El volumen de ventas en el negocio de teléfonos inteligentes y el videojuego parece estar haciendo poco progreso hacia los objetivos esperados", dijo el analista de Goldman Sachs Takashi Watanabe, en un informe presentado en Tokio.
Hirai esbozó un plan de reactivación en abril, que pone en juego el futuro de Sony en dispositivos móviles, tales como, el 'smartphone' Xperia, el videojuego y la imagen digital, mientras que potencia el desarrollo de nuevos negocios, incluyendo una unidad médica. También se comprometió a triplicar las ventas en línea de la red de videojuegos para marzo de 2015.
Hasta ahora, sin embargo, no ha logrado convencer a los inversores de que un cambio es inminente para la compañía, detrás del televisor Bravia y las marcas de portátiles Vaio.
El analista de Deutsche Securities en Tokio, Yasuo Nakane, dijo que Sony tendrá que recortar su previsión de ganancias operativas para este año. Nakane estima ganancias operativas de 86.800 millones de yenes (903 millones de euros), más del 50 por ciento por debajo de los objetivos de Sony.
"Sony todavía tiene que llegar a una estrategia de gestión clara y a medidas concretas para mejorar los ingresos en un entorno cada vez más difícil para la electrónica de consumo", dijo.