Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Supremacy MMA': la lucha extrema no entiende de género

El mercado de la lucha extrema está en expansión. Es una temática con un claro referente, la saga UFC, que cuenta con varios años de experiencia desde que viera la luz en la nunca suficientemente loada Dreamcast. Pero si hace no demasiado era difícil encontrar un sólo título de este estilo en las estanterías, EA sports cortó un trozo de pastel y hace un año que sacó al mercado su EA Sports MMA.
Está claro que hay hueco para más actores en este género, aunque vista la calidad de los contendientes, no le iba a ser fácil a un novato hacerse con un hueco en el octógono. Los chicos de Kung Fu Factory lo tienen claro y han decidido intentar entrar en la pelea de la única forma posible: con puñetazos lo más brutales posibles. El título destaca entre otras cosas por incluir mujeres en la plantilla de luchadores.
Lo mejor:
- Una estética callejera y una música a la altura.
- La gran variedad de estilos de combate hará que encuentres uno que se adapta a tu manera de luchar.
- Brutalidad en exceso, como mandan los cánones para un juego de lucha extrema.
Lo peor:
- El control necesita un nivel tan alto de precisión para los contraataques que llega a desesperar.
- El modo online se queda prácticamente para jugar con los amigos que tengan el valor suficiente.
- La elevada dificultad hace que sea todo un reto acabar tres combates seguidos.
MMA es el anagrama de Mixed Martial Arts, Artes Marciales Mixtas en castellano. Y eso es lo que nos vamos a encontrar en Supremacy MMA. Una amalgama de estilos de lucha a cual más violento y brutal en un juego que tenía, al menos en principio, la intención de mezclar todos los estilos posibles para resultar en una variedad de combates sin igual. Y decimos tenía porque en realidad se queda en eso, en una buena intención, en una buena idea con una ejecución más que mejorable.
Una vez que nos enfundamos los guantes y salimos al ring a destrozar a nuestro oponente la cruda realidad nos pega un puñetazo en las narices. El juego tiene una curva de aprendizaje durísima. Si lo que han querido simular con eso es la crudeza de una pelea callejera y la dificultad de salir vivo de estas, enhorabuena. Aunque al tratarse de un juego, no hubiera estado de más dar alguna oportunidad a los novatos en estas lides, que lo pasarán realmente mal hasta que consigan ganar sus primeros combates.
Si hay algo en lo que éste título sí muestra especial cuidado es en la ambientación. Una estética eminentemente callejera con unos títulos mezcla entre graffiti y tatuaje, música rock de varios estilos y un aire general que nos recuerda constantemente qué estilo de juego tenemos dentro de la consola.
La presentación de los luchadores en el modo fuerte del juego se hace mediante un cómic animado con una estética excelente que casa a la perfección con la temática del juego. Lo único reprochable en este aspecto es la exagerada utilización de estereotipos que si bien en algunos casos ayudan a crear ambientación en general denota una falta de originalidad muy corregible.
En este modo historia tomamos el rol del luchador elegido, y usando su estilo de lucha debemos hacer frente a cuantos adversarios nos vayan saliendo al paso para conseguir cada objetivo particular. Desde impresionar a papá en una pelea entre hermanos hasta salir de los brazos de la mafia rusa. Tanta variedad como estereotipos.
VARIEDAD DE ESTILOS.
Los estilos de lucha usados en el juego son de lo más variado, sobre el papel, y podemos encontrar desde los clásicos Kick-Boxing, Boxeo o Muay Tay hasta los menos usados en videojuegos como Judo o Karate, sin olvidar el Jiu Jitsu o la Lucha Libre. Y decimos que la variedad existe sobre el papel porque en la práctica todo se reduce a pulsar el botón correcto para contraatacar en el momento oportuno, hacer una llave y tratar de acabar con nuestro oponente mientras le tenemos en el suelo. Por eso los estilos de lucha más útiles para jugadores menos avezados son, al menos en principio, Judo, Jiu Jitsu y cualquiera en el que puedas tomar ventaja de los agarres y llaves de suelo.
También es digno de mención el hecho de que se hayan incluido mujeres en un modo de juego en el que podremos controlar en exclusiva a estas guerreras. Quéjate tú de como te trata tu novia, que tienes suerte de no haberte emparejado con alguna de estas damiselas.
Además cuenta con su correspondiente modo online, que se reduce a combates sueltos contra oponentes que, al igual que tú, pasan las tardes de domingo combatiendo en pijama desde el salón de su casa. En éste modo lo más aprovechable es el poder enfrentarte a tus amigos para demostrar quien tiene una mejor conexión, puesto que el estilo de juego hace que en la mayoría de las ocasiones, el más mínimo retardo en la línea telefónica te frustre hasta hacerte querer apagar la consola y depositarla con tranquilidad en el contenedor de reciclaje. Para estos casos va bien el amarillo. La dificultad de encontrar oponentes para partidas amistosas o de ranking hace que estas opciones aparezcan prácticamente de manera testimonial.
CONCLUSIÓN.
Aunque la idea es buena, el resultado final se queda en un videojuego muy mejorable. Habrá que esperar a futuras entregas de la saga para ver si es capaz de plantarles cara a los pocos contendientes que, de momento, pueblan el circuito de la lucha extrema virtual. De momento se ha quedado en un primer competidor que entra con ganas y buena predisposición pero paga su falta de experiencia.
NOTAS.
Gráficos: De lo más destacable del juego. Si no eres muy remilgado, disfrutarás viendo como tus oponentes o tu mismo vais notando los golpes en la cara y cuerpo, además de la crudeza de ver algún que otro hueso roto. 8.
Sonido: Una música más que decente te acompaña durante toda la experiencia. Tanto en los menús como en el juego propiamente dicho. También aguanta el combate. 8.
Diversión: Para su desgracia, es su punto más flojo. Un control tan complicado de dominar que hará que la mayoría de jugadores se frustre antes de poder siquiera disfrutar en profundidad del título. 6.
Total: Habrá que esperar un poco más para ver un juego de MMA que le haga frente a los dos gigantes del momento. Por ahora, este Supremacy MMA se queda tercero en un podio sólo apto para verdaderos valientes. 7.
Desarrollado por Kung Fu Factory y editado por 505 Games, 'Supermacy MMA' ya está disponible para Xbox 360 y PlayStation 3 a un precio recomendado de 49,95 euros y un PEGI 18.