Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La filial checa de Telefónica denuncia "discriminaciones" en la subasta de espectro

Telefónica República Checa ha presentado en el Tribunal Municipal de Praga una demanda contra la interferencia "ilícita" y las disposiciones discriminatorias de la subasta de espectro de la banda de 800 MHz, de 1.800 MHz y 2.600 MHz.
La compañía ha precisado que la demanda no es contra la subasta como tal, sino contra la intención de la Oficina de Telecomunicaciones Checa (CTO) de introducir una serie de medidas "discriminatorias e ilegales".
Telefónica ha explicado que, bajo el objetivo de apoyar la entrada de un nuevo operador en el mercado, este organismo incorpora medidas ilegales sin ninguna justificación. Además, para la compañía este organismo no ha llevado a cabo un análisis del mercado de referencia y no ha sometido las reglas de la subasta recientemente anunciados a la prueba de proporcionalidad.
En concreto, la compañía ha denunciado que las nuevas condiciones de la subasta ofrecen una ayuda estatal en la forma de bloque de espectro a una nueva empresa; interfieren en los derechos de los operadores existentes debido a la imposición de una obligación de itinerancia nacional y oferta mayorista a favor de la nueva empresa.
En este sentido, la filial checa de Telefónica ha explicado que un caso similar tuvo lugar en Hungría y el Tribunal Supremo concluyó que la reserva de espectro para una nueva empresa era "ilegal". Del mismo modo, en Eslovaquia la "lucrativa" banda de 800 MHz no está reservada exclusivamente, ha añadido la firma.
Por esta razón, Telefónica ha advertido que las autoridades públicas deben justificar "adecuadamente" y demostrar que las medidas restrictivas o discriminatorias persiguen un objetivo legítimo, no van más allá de lo necesario para alcanzar los objetivos y, al mismo tiempo, se demuestra que no existen alternativas menos gravosas. No obstante, el regulador no ha podido hacer esto, ha señalado Telefónica República Checa.
La filial checa de la multinacional española ha indicado que dado que el regulador del mercado de las telecomunicaciones ignoró las reservas de Telefónica República Checa respecto a este asunto, ha sido necesario recurrir a los tribunales para examinar la legalidad de la resolución.
El regulador de telecomunicaciones checo reabrió el pasado mes de agosto la subasta de frecuencias de telefonía móvil, que tuvo que cerrar en marzo debido al incremento "poco realista" que se estaba produciendo en las pujas tras advertir que dichas ofertas podría representar una amenaza para el precio futuro y la puesta en marcha de los servicios de comunicaciones.
Los interesados en interesados en participar en el nuevo proceso de licitación tendrán hasta el 30 de septiembre para enviar sus solicitudes y participar en la nueva subasta, que se espera que se celebre antes de finales de este año.