Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La bolsa de Toronto suspende la cotización de Nortel tras la venta de su unidad de móviles

Los problemas de Nortel se iniciaron con el estallido de los valores bursátiles tecnológicos en el año 2000. EFE/Archivotelecinco.es
La Bolsa de Toronto (TSX) suspendió hoy la cotización del fabricante del sector de telecomunicaciones Nortel después de que la empresa anunciara la semana pasada la venta de su unidad de móviles a Nokia Siemens.
El viernes Nortel dijo que planea vender su unidad de negocios de móviles por 650 millones de dólares estadounidenses y que está en avanzadas conversaciones para la venta de otras unidades lo que en la práctica liquidará la centenaria empresa.
La adquisición será posible gracias a un préstamo de 300 millones de dólares (267 millones de dólares estadounidenses) que el Gobierno canadiense concedió a Nokia Siemens a cambio de que garantice mantener unos 2.500 puestos de trabajo de Nortel.
Nortel, que en la década de los noventa fue una de las mayores empresas canadienses y cuya cotización llegó a superar los 1.200 dólares en el año 2000, se encuentra en quiebra desde el pasado mes de enero.
El viernes sus acciones cerraron a 18,5 centavos canadienses (16,4 centavos estadounidenses) y el valor bursátil de la empresa se situó en 93 millones de dólares (82,7 millones de dólares estadounidenses).
El periódico The Wall Street Journal señaló que Nortel está en conversaciones con Avaya y Siemens Enterprise para la venta de su unidad empresarial por alrededor de 500 millones de dólares estadounidenses.
Los problemas de Nortel (creada hace 114 años y que fue una de las mayores empresas de material de telecomunicaciones del mundo) se iniciaron con el estallido de los valores bursátiles tecnológicos en el año 2000.
Su situación se agravó en 2004 con una serie de irregularidades contables que terminaron con el despido del entonces consejero delegado, Frank Dunn, y otros dos altos directivos.
El año pasado, la Policía canadiense les acusó de fraude y falsificación de documentos por irregularidades contables en los resultados de la compañía desde el año 2000.