Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El escáner Touch ID de Apple es aclamado entre los críticos

El lector de huellas del iPhone 5S de Apple ha recibido buenas reseñas de dos influyentes críticos por su facilidad de uso, lo que ayuda a disipar las preocupaciones sobre la tecnología de escáner que ha generado poca fiabilidad en otros teléfonos móviles.
El escáner de Apple es considerado el primer paso para comprobar el potencial de la biométrica en la electrónica personal, incrementando la seguridad de aplicaciones como la banca y las compras sin tener que recurrir a múltiples contraseñas. "Lo mejor es que realmente funciona, cada vez que la he probado", escribió el crítico David Pogue, del diario New York Times.
"No tiene nada que ver con los reacios y desesperantes esfuerzos de huella digital de anteriores teléfonos. Es auténticamente impresionante; quienes lo aborrezcan pueden tirarse por la ventana", agregó.
Walt Mossberg, de The Wall Street Journal, se mostró también entusiasta, calificándolo de sencillo y fiable. Pero señaló que el dispositivo le avisó inexplicablemente de que tenía que meter una contraseña cuando usó el dedo para hacer compras, algo de lo que él culpó a un fallo del programa. "Ha llegado a gustarme y lo considero un paso adelante, pese a algunos problemas", dijo sobre el teléfono.
El software rediseñado para móviles iOS 7, una cámara mejor, mejoras en Siri y un procesador más rápido se combinan para que el iPhone 5S se haya convertido en el mejor 'smartphone' del mercado, añadió. Sin embargo, argumentó que los propietarios de un iPhone 5 pueden no tener una razón apremiante para comprar el último teléfono de Apple a menos que quieran específicamente el lector digital.
Muchos analistas de la industria consideran el iPhone 5S y el más económico 5C como una mejoría modesta frente a la generación anterior de teléfonos, lo que revive los temores de que los días más innovadores de Apple puedan haber quedado lejos. Dijeron que el mero hecho de un escáner por huella digital probablemente no bastará para convertir el aparato en un éxito asegurado en un mercado saturado.