Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuestros amigos, líderes de opinión gracias a las redes sociales

El 74% de los consumidores pide opinión antes de tomar una decisión de compra. Foto: EFEtelecinco.es
El círculo de amistades se ha ampliado y la relación con muchos de ellos es casi diaria a través de las redes sociales, por eso es lógico que se utilicen esas redes para decisiones de compra. Más allá de la lógica, lo que ha hecho Gartner es buscar el dato. Para eso ha encuestado a 4.000 clientes en una decena de grandes mercados en 2009.
La conclusión es que hay tres tipos de personalidades que influyen en esas decisiones de compra. Les ha dado nombre. De un lado estarían los "Conectores o enlaces", gente que ejerce una función de puente entre distintos grupos de personas y que disfruta extendiendo esa red de relaciones. De otro lado estarían los "expertos", personas que son consultadas en un área en concreto de la que tienen mucha información y cuyo interés no es influir, intercambiar conocimientos. Y los terceros serían los "vendedores", personas con muchas conexiones sociales, con personalidad para congregar a mucha gente a su alrededor y dirigir sus decisiones.
Según el citado reportaje, publicado en el "Daily Mail", una quinta parte de los compradores se encuentra en una de esas categorías. Sus opiniones influyen en las decisiones del 74% de los compradores.
Los dos primeros grupos son los que tienen más poder de arrastre en las redes . En el reportaje se aconseja a las compañías de marketing que los tengan en cuenta en el diseño de sus campañas, y a las empresas con algo que vender que contacten con esos personajes, determinen sus perfiles y, con toda la información, les dirijan a ellos promociones y productos. Algo parecido a lo que hacían en las tiendas de barrio de toda la vida: buscar clientes VIP a los que tener contentos para que compren un producto y se lo recomienden a otros.    LA