Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 2014 será un año clave para el mercado de las impresoras en 3D

20:20 Mobile ha anunciado la disponibilidad, en su catálogo de productos para 2014, de los modelos Entresd 3D Up Plus y Entresd 3D Up Minide. En febrero de 2014, caducan las patentes claves para la impresión láser en 3D, por lo que se prevé una expansión de ventas de estos dispositivos en los próximos meses.
"Es probable que con la expiración de las barreras de propiedad intelectual a las impresoras 3D estereolitográficas los precios bajen y se popularice este tipo de dispositivos", afirma el director de marketing de 20:20 Emilio Fernández. "Las impresoras FDM (extrusión) costaban hace cinco años unos 14.000 dólares y ahora están disponibles por menos de 300 dólares".
Según un estudio de la Michigan Technical University, un hogar puede ahorrar hasta 2.000 dólares al año imprimiendo objetos de uso común y se puede obtener un retorno de la inversión superior al 200%.
El uso de impresoras en tres dimensiones se está normalizando en diferentes sectores. Por ejemplo, el arquitecto holandés Janjaap Ruijssenaars está trabajando en la construcción de un inmueble entero mediante técnicas de impresión en 3D. En Escocia y China, se está investigando para imprimir órganos y tejidos a partir de células madre. En España, el chef Paco Morales, en colaboración con el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña, ha impulsado la gastroimpresora para esculpir componentes comestibles utilizando como base el chocolate, la mantequilla o el queso.
En 2013, la facturación de la industria de fabricantes de impresoras 3D alcanzó los 412 millones de dólares, un 43% más que en 2012, según Gartner. Para 2014, la consultora espera que el mercado llegue a los 669 millones de dólares, de los cuales 133 millones de dólares corresponderán al mercado de usuario final.