Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asteroide 2013 TX68 adelantó al 7 de marzo su visita a la Tierra

El esperado asteroide 2013 TX68 pasó junto a la Tierra a una distancia segura este 7 de marzo, un día antes de lo que los científicos habían predicho.
Finalmente, esta roca espacial voló sobre nuestro planeta a las 13.42 GMT del lunes a una distancia de 4,09 millones de kilómetros, de acuerdo con los investigadores del Centro de Planetas Menores en Cambridge, Massachusetts, que fijó el diámetro del objeto entre 17 a 54 metros. Para ponerlo en perspectiva, la luna gira alrededor de la Tierra a una distancia media de alrededor de 384.500 kilómetros, informa Space.com.
Los científicos habían pensado que el sobrevuelo de 2013 TX68 sería el martes 8 de marzo, pero la órbita del asteroide no se conoce con precisión, dando lugar a grandes incertidumbres en las predicciones de sobrevuelo.
Por ejemplo, los investigadores pensaron inicialmente que la aproximación más cercana ocurriría el sábado 5 de marzo, y luego lo retrasaron hasta el martes. La gama de distancias de aproximación se estimó entre 24.000 kilómetros 5 millones de kilómetros.
Nunca hubo ningún peligro de impacto de 2013 TX68 en este paso, han subrayado los científicos de la NASA. De hecho, el asteroide - que circunda el sol una vez cada 780 días o menos - no representa una amenaza a la Tierra por lo menos durante el próximo siglo.
Rocas del tamaño de 2013 TX68 potencialmente podrían causar daños en una escala local, si golpean la Tierra. Por ejemplo, el objeto que explotó sobre la ciudad rusa de Chelyabinsk en febrero de 2013, dañando edificios e hiriendo a más de 1.200 personas, se cree que medía 20 metros de ancho.
Sin embargo, se necesita un asteroide mucho más grande para causar una devastación mundial. Los científicos creen que debe tener al menos un kilómetro de ancho para amenazar la civilización humana.
TX68 2013 fue descubierto en octubre de 2013 por los astrónomos que trabajan con el Catalina Sky Survey en Arizona.