Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los astronautas del Apolo XI hicieron 'grafitis' durante el viaje

Los astronautas del Apolo XI, primeros en poner el pie en la Luna, escribieron llamativos comentarios en las paredes de la nave, según ha desvelado ahora el Museo Smithsonian del Aire y el Espacio.
Conservadores de esta institución han descubierto por sorpresa inscripciones en las paredes interiores del módulo de mando de la misión, Columbia.
"Al escribir cosas como 'desperdicios malolientes!' ahí, suponemos que los astronautas se estaban advirtiendo a sí mismos que probablemente deberían abrir este armario de nuevo a su propio riesgo - y probablemente dejarlo cerrada", dijo Allan Needell, conservador en la división de la historia espacial en el museo.
La advertencia olfativa, junto con un calendario a mano y anotaciones de navegación, se encontraron durante la primera exploración en 3D de la nave espacial histórica, en la que Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins volaron a la luna ida y vuelta.
Durante los últimos 40 años, el módulo de comando del Apolo 11 ha estado en exhibición en este museo, envuelto en una piel de plexiglás. La cubierta protege la cápsula de las manos del público, sino que también impide el acceso al interior del vehículo.
Eso cambió el año pasado, cuando, como parte de una renovación todavía en curso de la galería principal del museo, se tomó la decisión de trasladar Columbia a un nuevo salón de exposiciones. En preparación para su nuevo destino, la cápsula fue retirada de su soporte en ángulo y se eliminó su faldón de plástico.
"Esto ha facilitado el acceso a lo que realmente ninguno de nosotros había visto nunca", dijo Needell en una entrevista con collectSPACE.
Al mismo tiempo, la Oficina del Programa de Digitalización del Smithsonian estaba buscando identificar objetos icónicos que podrían ser útiles para la exploración 3D. El proyecto, que tiene por objeto ampliar el acceso del público a los artefactos históricos, poniéndolos en línea, se aplicó al Columbia como primera nave espacial en ser fotografiada dentro y por fuera.
El proyecto utiliza el nuevo software y técnicas para producir un modelo muy detallado en 3D, uniendo los datos obtenidos de múltiples fuentes, incluyendo mediciones láser y fotometría de alta resolución.
Needell autorizó el acceso del equipo de escaneo al compartimiento inferior, el área situada debajo de los asientos de los astronautas, que albergaba el sistema de navegación de la nave, el telescopio y el ordenador.
"Nadie del Smithsonian había estado allí para documentar las condiciones o cualquiera de los aspectos del compartimiento inferior", dijo Needell.
Así, por primera vez, los expertos retiraron del compartimento una gran bolsa con trajes espaciales para la tripulación, así como otros útiles. Y fue entonces cuando vieron la escritura literal en la pared.
"En un panel a la izquierda de la estación de navegación, había números", describe Needell. "En este momento, estoy trabajando con otros historiadores para tratar de describir su significado".
Se cree que fueron escritos de puño y letra de Collins (aunque cuando fue contactado recientemente por Needell, Collins dijo que no tenía recuerdo de las inscripciones). Los números pueden correlacionar con los datos que fueron calculados en el Control de Misión para el piloto de Columbia, mientras trataba en determinar la posición del módulo Águila sobre la superficie de la luna.
Otra anotación descubierta en el módulo de comando es "Residuos malolientes!", que parece indicar cierta improvisación en la tripulación. Las listas de estiba previas al lanzamiento indican que el armario apestoso había sido donde se embalaron los kits de objetos personales de preferencia (PPKS). Puede que al final, acabasen allí otra clase de objetos personales, como bolsas con heces fecales.
Sobre el tema de la estiba de los residuos, cerca de otra taquilla aparece la nota, "el día del lanzamiento de las bolsas de orina". La curiosidad con ese hallazgo es que no había ninguna indicación en las listas de verificación previas al lanzamiento de un alojamiento tal.
UN CALENDARIO DEL VIAJE
En algún momento durante el vuelo, uno de los astronautas dibujó un pequeño calendario en la pared debajo de uno de los armarios.
"Todavía estamos tratando de averiguar sobre este calendario cuándo y quién lo habría dibujado," dijo Needell. "¿Por qué alguien ha puesto esta casilla de verificación y la comprobó día en día en la pared?".
"Cada casilla, del 16 al 23 de julio está marcada. El 24 [día de aterrizaje] está escrita en forma numérica, pero no está marcada." agregó. "Uno piensa en el instinto humano de hacer ese tipo de cosas, como alguien en una celda o un preso en un campo de guerra. Mike Collins fue el hombre más solo en el mundo en el lado oculto de la Luna, y así tal vez decidió hacerlo." Incluso hay un trozo de plástico pegado sobre el calendario para protegerlo de las manchas.
Las anotaciones recién descubiertas no son las primeras en ser encontradas en el Columbia. Collins escribió en la pared del módulo de comando después del amerizaje: "El mejor barco para atravesar la línea, que Dios lo bendiga".
Pero eso epitafio era conmemorativo. Las notas cerca de las taquillas y en el compartimiento inferior para equipos eran parte del histórico vuelo en sí.