Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro consejos para garantizar una contraseña segura

Usando ordenadortelecinco.es

Cada internauta maneja una media de 17 contraseñas diferentes (Password Research), una cifra que podría parecer elevada pero que no debe sorprender si tenemos en cuenta la cantidad de servicios que utilizamos cuando estamos conectados: banca 'online', tiendas virtuales, correos electrónicos, redes sociales. Para mantenerlos a salvo no basta cualquier cosa, hace falta una contraseña robusta.

Los nombres de mascotas y fechas del tipo cumpleaños siguen utilizándose como clave de acceso en demasiadas ocasiones porque mucha gente sigue usando contraseñas inspiradas en su información personal para facilitar su memorización, una circunstancia que las convierte en especialmente vulnerables. Igualmente, tampoco deben utilizarse palabras que puedan encontrarse en el diccionario pues no resistirían los denominados ataques de "fuerza bruta", capaces de adivinar estas claves de acceso en muy poco tiempo. Las combinaciones demasiado cortas de letras o números también deberían descartarse.
La contraseña ideal debe combinar mayúsculas, minúsculas, números y símbolos y contener al menos ocho caracteres. Puede ser tan sencillo como elegir una frase y formar la password a partir de la primera letra de cada una de las palabras que forman dicha frase y añadir algún carácter especial al principio o al final de la misma.
Pero las contraseñas robustas, constituyen solo uno de los elementos a tener en cuenta cuando queremos mejorar la seguridad de nuestra información personal.
Por ello, G DATA da cuatro consejos para garantizar la privacidad de los datos personales:
1. Las contraseñas son personales e intransferibles: no uses la misma contraseña en dos servicios distintos y no compartas nunca tus claves de acceso. Si lo has hecho por alguna causa mayor, cámbiala inmediatamente.
2. Renueva tus contraseñas: no se trata de modificarla continuamente, pero sí de vez en cuando y, sobre todo, resulta obligatorio si sospechamos que hemos podido ser víctimas de algún virus, si la hemos compartido en algún momento o si la usamos en varios servicios web.
3. Usa una solución antimalware, con independencia del dispositivo desde el que navegues (PC, smartphone o tableta), que incluya protección para compras y banca online y protección anti-exploit (para garantizar la seguridad de tus datos personales en caso de que algún programa malicioso intente aprovechar vulnerabilidades de los programas no actualizados).
4. Mantén tu sistema operativo (y resto de programas) actualizado, especialmente cuando se trata de parches de seguridad.