Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los corales pueden vivir más de 5.000 años, según investigadores

Los genotipos de coral pueden sobrevivir miles de años, posiblemente convirtiéndolos en los animales de vida más larga del mundo. Así lo determinan investigadores de la Penn State University, que han determinado las edades de los corales de cuerno de alce --Acropora palmata-- en Florida y el Caribe, estimando que los genotipos más viejos tenían más de 5.000 años. Los resultados son útiles para entender cómo los corales responderán al cambio ambiental actual y futuro.
"Nuestro estudio muestra, por un lado, que algunos genotipos de Acropora palmata han existido durante mucho tiempo y han sobrevivido a muchos cambios ambientales, incluyendo cambios en el nivel del mar, tormentas, eventos de sedimentación y así sucesivamente", dijo Iliana Baums, profesora asociada de Biología, Penn State. "Esta es una buena noticia porque indica que pueden ser muy resistentes."
"Por otro lado, las especies que estudiamos ahora están incluídas como amenazadas bajo la Ley de Especies en Peligro de los Estados Unidos porque han sufrido fuertes declives de población, indicando que hay límites al cambio que estos corales muy resistentes pueden manejar", explicó en un comunicado.
Según Baums, muchas personas confunden corales con plantas o incluso con rocas no vivas, pero los corales en realidad consisten en colonias de animales invertebrados individuales que viven simbióticamente con algas fotosintéticas.
"Anteriormente, los corales habían sido datados al investigar los esqueletos de las colonias o el tamaño de las colonias", dijo. "Por ejemplo, se pensaba que las colonias más grandes eran más antiguas, sin embargo muchas especies de coral se reproducen a través de la fragmentación, en la que pequeñas piezas se desprenden de las grandes colonias. Estas piezas parecen corales jóvenes porque son pequeñas, pero sus genomas son tan antiguos como los de la gran colonia de la que se desprendieron. Además, las grandes colonias parecen más jóvenes que su edad verdadera, ya que se hicieron más pequeñas durante el proceso de fragmentación.
Ahora, por primera vez, Baums y sus colegas han utilizado un enfoque genético para estimar las edades de los corales. El método determina cuando el óvulo y el esperma se reunieron originalmente para formar el genoma de las colonias de coral. Los investigadores luego rastrearon el número de mutaciones que se acumulaban en el genoma desde ese momento. Debido a que las mutaciones tienden a surgir a una tasa relativamente constante, los investigadores fueron capaces de estimar una edad aproximada en años de los genomas de coral en su estudio.
Los resultados, que aparecen en la revista Molecular Ecology, sugieren que algunos genomas de Acropora palmata han existido hace más de 5.000 años. "Esto fue sorprendente, como antes, sólo los corales de aguas frías superaban los 1.000 años", dijo Baums.