Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se cumple medio siglo del primer contacto de una nave espacial con otro planeta

Entre los hitos soviéticos en la carrera espacial, la nave Venera 3 se convirtió el 1 de marzo de 1966 en la primera sonda terrestre en hacer contacto con otro planeta.
Venera 3, parte del programa de exploración espacial soviético Venera, fue lanzada el 16 de noviembre de 1965 con la misión de posarse en el planeta Venus. Con una masa de casi una tonelada, contenía un sistema de radio comunicaciones, instrumentos científicos y una fuente de energía propia.
La sonda no llevaba sistema especial de aterrizaje y acabó impactando en la superficie. El sistema de comunicaciones falló antes de que los datos planetarios fueran enviados a la Tierra. El impacto se produjo en el hemisferio nocturno de Venus, cerca del terminador, posiblemente entre -20º y 20º norte y 60º y 80º este.
Dentro del mismo programa, la nave Venera 7 fue diseñada para aterrizar y estudiar la superficie del planeta e hizo un aterrizaje controlado en la superficie de Venus en 1970, según el archivo de la NASA.
En su conjunto, las sondas Venera fueron las primeras en entrar en la atmósfera de otro planeta, hacer un aterrizaje controlado en otro planeta, en enviar imágenes desde su superficie y en realizar mapas radar de Venus.