Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El evento que acabó con los dinosaurios fue devastador también en la Antártida

Un estudio realizado en más de 6.000 fósiles marinos de la Antártida muestra que el evento de extinción masiva, el mismo que acabó con los dinosaurios, fue repentino y tan mortal en las regiones polares como en el resto del planeta.
Hasta ahora, los científicos creían que las criaturas que viven en las regiones más al sur del planeta habrían estado en una posición menos peligrosa durante el evento de extinción masiva que las que estaban en otro lugar en la Tierra.
La investigación, publicada en 'Nature Communications', se ha llevado a cabo durante 6 años en los que se identificaron los más de 6.000 fósiles marinos estudiados, con edades comprendidas entre los 69 y 65 millones de años y que fueron excavados por los científicos de la Universidad de Leeds y la British Antarctic Survey, en la Península Antártica.
Los expertos señalan que esta es una de las mayores colecciones de fósiles marinos de esta edad. Incluye una amplia gama de especies, desde pequeños caracoles y almejas que vivían en el fondo del mar, a las criaturas grandes y poco comunes que nadaban en las aguas superficiales del océano.
Entre ellos está el 'Amonita Diplomoceras', un pariente lejano de los calamares y pulpos modernos, con una concha en forma de clip, que podía crecer hasta 2 metros, y reptiles marinos gigantes como 'Mosasaurus', parecidos a los que se ven en la película 'Jurassic World'.
Con los fósiles marinos agrupados por edad, la colección muestra una reducción dramática del 65 al 70 por ciento en el número de especies que vivían en la Antártida hace 66 millones de años, lo que coincide exactamente con el momento en que los dinosaurios y muchos otros grupos de organismos en todo el mundo se extinguieron al final del período cretáceo.
Uno de los responsables del trabajo, James Witts, ha explicado que este trabajo "demuestra esencialmente que un día todo estaba bien en la Antártida, que tenía una comunidad marina próspera y diversa, y al siguiente, no se sabe. Es evidente que un evento muy repentino y catastrófico había ocurrido en la Tierra", ha apuntado.
"Esta es la evidencia más fuerte hallada en fósiles de que sufrieron secuelas de un enorme impacto de un asteroide, en lugar de una disminución más lenta causada por cambios naturales en el clima o por actividad volcánica severa", ha concluido.