Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un feroz dinosaurio carnívoro más pequeño que un gato

Reproducción del "Hesperonychus elizabethae". Foto:EFEtelecinco.es
El dinosaurio pesaba unos dos kilos, medía 50 centímetros de alto y se parecía a una versión en miniatura de su pariente el bípedo Velociraptor, un temido depredador que alcanzó la fama en la película "Parque Jurásico", de Steven Spielberg, según los científicos.
Se desplazaba sobre dos patas y tenía una garra en forma de hoz en su segundo dedo. Era de constitución delgada y su cabeza también era pequeña, aunque poseía dientes muy afilados.
Sus restos fosilizados fueron encontrados en 1982 en varios lugares, entre ellos el Dinosaur Provincial Park situado en el valle de Red Deer River en Alberta, en el oeste de Canadá, ha explicado Longrich. Pero no fueron objeto de estudio hasta 25 años después, cuando Longrich vio un espécimen en la Universidad de Alberta en 2007.
Hasta entonces se creía que las garras pertenecían a dinosaurios jóvenes debido a su pequeño tamaño, "pero cuando analizamos la pelvis comprobamos que los huesos de la cadera estaban fusionados, algo que sólo es posible cuando un animal ha completado su crecimiento", ha afirmado el paleontólogo.
Longrich y Currie describieron el año pasado al que hasta ahora era el dinosaurio más pequeño de Norteamérica, el Albertonykus borealis, un insectívoro que medía tan sólo 70 centímetros hallado también en Alberta.
Según los paleontólogos, el "Hesperonychus" posiblemente pasaba la mayor parte de su tiempo buscando alimentos en las marismas y bosques que poblaban la zona a finales del Cretácico. Probablemente cazaba y comía todo lo que le permitía su pequeño tamaño, como insectos, mamíferos, anfibios e incluso crías de dinosaurios.
Le roba el puesto al Albertonykus boreales