Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fondo para financiar la lucha de los proveedores de Internet en Suecia

Open Internet pretende "luchar del lado de los ciudadanos, ser un apoyo en procesos judiciales y crear opinión cuando los fundamentos de internet estén amenazados".
Según consta en la página web, Open Internet pretende ser una plataforma abierta que apoya la creatividad y la innovación y que defiende que los derechos intelectuales estén en "simbiosis" con internet y no en conflicto, así como que las medidas contra delitos en la red estén "en proporción con el daño que provocan".
La sentencia consideró a los cuatro acusados cómplices de un delito contra la ley de derechos de autor, ya que al proporcionar la tecnología necesaria, el portal, creado en 2004, facilitaba la descarga ilegal de archivos.
 
Tras esto, Black Internet ha puesto en marcha Open Internet, donde se ofrecen distintas opciones para donar dinero, y según el director de la compañía, Victor Müller, otros operadores suecos están interesados en unirse a la iniciativa.
Black Internet ha decidido recurrir en los tribunales la sentencia que le obliga a dejar de alojar a TPB, que usaba a aquél como su principal servidor. La decisión del tribunal de Estocolmo ha sido la primera de ese tipo en Suecia, lo que ha despertado fuertes críticas en todo el espectro político.
Los cuatro responsables de TPB fueron condenados el pasado 17 de abril a un año de cárcel y a pagar una indemnización de 30 millones de coronas (2,7 millones de euros) por violar la ley de propiedad intelectual.