Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los internautas adictivos son más propensos a sufrir depresión

Los internautas que pasan mucho tiempo navegando en Internet son más propensos a mostrar síntomas depresivos. Lo dice un estudio de la Universidad de Leeds en Reino Unido. Los investigadores encontraron evidencias claras de que algunos usuarios han desarrollado un hábito compulsivo por Internet por el que reemplazan la interacción social en la vida real con 'chats' y sitios web de redes sociales en Internet.
Los resultados de este trabajo, que publicará en su próximo número la revista 'Psycopathology', sugieren que este tipo de navegación adictiva puede tener un grave impacto sobre la salud mental.
 "Internet juega ahora un gran papel en la vida moderna pero sus beneficios están acompañados por un lado oscuro. Muchos de nosotros utilizamos la red para pagar facturas, comprar y enviar mails, sin embargo, existe un subgrupo de la población que encuentra difícil controlar el tiempo que pasan conectados, hasta el punto que esto interfiere con sus actividades diarias".
Es la afirmación de Catriona Morrison, responsable de la investigación que define a estas personas como 'adictos a Internet', explica que pasaban proporcionalmente más tiempo navegando por sitios web con contenidos sexuales, de juegos y comunidades en red.
Además tenían una mayor incidencia de depresión entre moderada a grave en comparación con los usuarios no adictos.
"Nuestra investigación indica que el uso excesivo de Internet está asociado con la depresión pero no sabemos qué es lo que viene primero, si las personas deprimidas son absorbidas por Internet o bien si Internet causa depresión. Lo que está claro es que para un pequeño subgrupo de personas, el uso excesivo de Internet podría ser una señal de alarma sobre tendencias depresivas", añade Morrison.
En el estudio de Leeds, los jóvenes eran los más propensos a la adicción a la Red que los usuarios de mediana edad y la media de edad para el grupo de adictos era de 21 años.
"El estudio refuerza la especulación pública de que un enganche excesivo a páginas web que sirven para reemplazar el funcionamiento social normal podría estar vinculado con trastornos psicológicos como la depresión y la adicción.
Necesitamos considerar implicaciones sociales más amplias de esta relación y establecer claramente los efectos del uso excesivo de Internet sobre la salud mental", continúa Morrison.
El estudio es el primero a gran escala en jóvenes occidentales que considera la relación entre la adicción a Internet y la depresión. En el trabajo se evaluó el uso de Internet y los niveles de depresión en 1.319 personas de entre 16 y 51 años y de ellas, un 1,2 por ciento se clasificaron como adictos a Internet. Aunque reducido, este dato es mayor que la incidencia de las apuestas en Reino Unido, que se encuentra en el 0,6 por ciento.