Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un invento japonés permitirá controlar el iPod con los gestos faciales

Controlar el iPod con un gesto. Nos bastará con sacar la lengua o pestañear para saltar la canción que no nos gusta o buscar la que preferimos. Desde Japón llega un curioso ingenio que permitirá controlar el reproductor de música con algunos gestos faciales y si el aparatito detecta que no sonríes hasta puede obligarte a escuchar una canción alegre elegida por él.
Levantar las cejas o sonreír, guiñar un ojo o sacar la lengua. El usuario del iPod podrá elegir cómo hacer funcionar el aparato de música, si estás al volante o, mientras lavas los platos, aunque también será muy útil a las personas con alguna discapacidad física.
El funcionamiento parece bastante sencillo, según publica el site de gadget Physorg.com. . Un juego de audífonos que están equipados con sensores infrarrojos serán los encargados de detectar los movimientos faciales, a través de la oreja.
El creador, Kazuhiro Taniguchi de la Universidad de Osaka, ha explicado que una microcomputadora para controlar dispositivos electrónicos de manera inalámbrica es lo que le permite al "Ear Switch" funcionar de manera remota con el iPod.
Ahora está pensado para el iPod, pero podría funcionar para apagar y encender las luces de una habitación, hacer funcionar una lavadora o el estéreo del salón.
En el caso del famoso reproductor es posible iniciar una canción o detenerla sacando la lengua, y con un movimiento de ceja se puede saltar a la siguiente melodía. Al guiñar el ojo derecho se regresa a la canción previa.
El dispositivo controlador facial también puede ser programado para que responda a determinados gestos, como a algún movimiento realizado con la nariz o morderse los labios, según Taniguchi.
Además tiene una función sorpresa: El "Ear Switch", como ha sido bautizado el aparatito almacena en su memoria los gestos que el usuario utiliza, por lo que si en un periodo de tiempo no registra un gesto sonriente,  por iniciativa propia el cacharrillo puede poner una canción alegre.
El investigador que quiere huir de la banalización de su invento ha asegurado que el aparato puede utilizarse para monitorear a las personas muy ancianas y saber si beben o comen regularmente.ZA