Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cerebro de los primates está preadaptado a la imprevisión evolutiva, según un estudio

Científicos han demostrado cómo el cerebro anticipa todas las nuevas situaciones que pueden surgir en la vida creando una red neuronal 'preadaptada' para afrontar cualquier eventualidad.
En un estudio publicado en 'PLOS Computational Biology', un equipo dirigido por Pierre Enel, del INSERM francés, investigó las propiedades más notables de comportamiento de los primates, su diversidad y adaptabilidad.
Los primates humanos y no humanos pueden aprender una asombrosa variedad de nuevos comportamientos que podrían no haber sido previstos directamente por la evolución, y ahora entendemos que esta capacidad de hacer frente a nuevas situaciones es debida a la naturaleza 'preadaptativa' del cerebro de los primates.
Este estudio muestra que esta adaptación previa aparentemente milagrosa viene de conexiones entre las neuronas que forman bucles recurrentes donde los 'inputs' pueden dar un salto y mezclarse en la red, como las ondas en un estanque, llamado 'depósito' computacional. Esta mezcla de las entradas permite una representación potencialmente universal de combinaciones de entradas que se pueden utilizar para aprender luego el comportamiento correcto ante una nueva situación.
Los autores demuestran esto con la formación de un modelo de red 'depósito' para realizar una tarea novedosa en solución de problemas. Compararon entonces la actividad de las neuronas en el modelo con la actividad de las neuronas en la corteza prefrontal de un grupo de primates para investigación que fue entrenado para realizar la misma tarea. Sorprendentemente, hubo sorprendentes similitudes en la activación de las neuronas, tanto en la red depósito como en el modelo de primate.
Se trata de un avance hacia la comprensión de la conectividad recurrente local en el cerebro, que prepara a los primates para hacer frente a situaciones ilimitadas. Esta investigación muestra que, al permitir esencialmente combinaciones ilimitadas de representaciones internas en la red del cerebro, una de ellos está siempre a mano para la situación dada.