Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ruido que provocan los humanos llega hasta el fondo del oceáno más profundo

google map, oceánoGoogle

Científicos han espiado la parte más profunda de los océanos del mundo y en lugar de encontrar un mar de silencio, descubrieron una cacofonía de sonidos naturales y causados por los seres humanos. Durante tres semanas, un hidrófono de titanio recubierto registró el ruido ambiente del fondo marino a una profundidad de casi 12.000 metros, en el canal profundo Challenger en la Fosa de las Marianas, cerca de Micronesia.

Los investigadores de la NOAA, la Universidad Estatal de Oregón y la Guardia Costera de EE.UU. se vieron sorprendidos por la cantidad de ruído que escucharon.
"Se podría pensar que la parte más profunda del océano sería uno de los lugares más tranquilos de la Tierra", dijo Robert Dziak, un oceanógrafo de la investigación de NOAA y director científico del proyecto. "Sin embargo, hay ruido casi constante. El campo de sonido ambiente está dominado por el sonido de los terremotos, tanto cercanos como distantes, así como gemidos de ballenas barbadas, o el estruendo de un tifón de categoría 4 que acaba de pasar a pasar por encima."
El hidrófono también recogió el sonido de hélices de los barcos. El Abismo Challenger está cerca de Guam, un centro regional de transporte de contenedores entre China y Filipinas.
El proyecto, que fue financiado por la Oficina de Exploración Oceánica y la Investigación de la NOAA, fue diseñado para establecer una línea de base para el ruido ambiente en la parte más profunda del océano Pacífico. El ruido de origen humano ha aumentado constantemente en las últimas décadas y conseguir estas primeras grabaciones permitirá a los científicos en el futuro determinar si los niveles de ruido están creciendo y cómo esto podría afectar a los animales marinos que utilizan el sonido para comunicarse, navegar y alimentarse, tales como ballenas o delfines.
Conseguir estas primeras grabaciones no fue fácil en una cubeta bajo el agua lo suficientemente profunda como para alojar el Everest.
"La presión a esa profundidad es increíble", dijo Haru Matsumoto, un ingeniero marino de Oregon State que trabajó con el ingeniero de NOAA Chris Meinig para adaptar el hidrófono. "Hemos tenido que soltar el amarre de los hidrófonos a través de la columna de agua a no más de cinco metros por segundo para asegurarnos de que el hidrófono, que está hecho de cerámica, sobreviviría al cambio rápido de presión."
Mientras que la presión atmosférica ambiental en superficie es de 14.7 libras por pulgada cuadrada (PSI), es más de 16.000 PSI en la parte inferior de la fosa de las Marianas.
Los investigadores desplegaron el hidrófono en julio de 2015. El dispositivo de sonido grabó de forma continua durante 23 días, llenando por completo la unidad flash. Sin embargo, los científicos tuvieron que esperar hasta noviembre para recuperar el hidrófono debido a los horarios de los barcos y los tifones persistentes. El dispositivo se mantuvo anclada al fondo del mar hasta que los científicos regresaron.