Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un supuesta 'Atlántida' en Grecia resulta ser de origen geológico

Restos bajo el agua de una supuesta ciudad perdida griega fueron, en realidad, creados por un fenómeno natural, según una nueva investigación de las universidades de East Anglia y Atenas.
Cuando buceadores descubieron lo que parecían suelos pavimentados, patios y pórticos, pensaron que habían encontrado los restos de una civilización olvidada hace mucho tiempo, que sucumbió a un maremoto en la paradisíaca isla de Zakynthos.
Una nueva investigación revela que el sitio fue creado por un fenómeno geológico natural que tuvo lugar en el Plioceno, hace unos cinco millones de años.
El autor principal, el profesor Julian Andrews, de la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de East Anglia, dijo: "El sitio fue descubierto por buceadores, y se pensó que era un antiguo puerto. Parecía que había bases de columnas circulares, y pisos pavimentados, pero misteriosamente faltaban otros signos de vida pasada, como la cerámica ".
El extraño descubrimiento fue examinado detenidamente in situ por el Ephorate de Antigüedades Submarinas de Grecia. Después de la mineralogía preliminar y análisis químicos, un equipo de análisis se fue a investigar en detalle el mineral y la textura de la formación bajo el agua hasta el mínimo detalle, utilizando microscopía, rayos X e isótopos. "Hemos investigado el sitio, qui está entre dos y cinco metros bajo el agua, y encontramos que en realidad es un fenómeno natural que ocurre geológicamente", afirma Andrews.
"La morfología de disco y anillo, que parecía la base de una columna circular, es típica de la mineralización en fitrado de hidrocarburos, y se visto en modernos fondos marinos modernos y antiguos. Hemos encontrado que la distribución lineal de estas concreciones en forma de rosquilla es probablemente el resultado de un fallo del subsuelo que no quebró por completo la superficie del fondo del mar. Las fallas permitieron escapar de la profundidad el metano, en particular".
"Los microbios en el sedimento utilizan el carbono en el metano como combustible. La oxidación impulsada por los microbios cambió entonces la química de los sedimentos formando una especie de cemento natural, conocido por los geólogos como concreción. En este caso, el cemento es un mineral dolomita inusual que raramente se forma en el agua del mar. pero que puede ser bastante común en los sedimentos ricos en microbios. Estas concreciones fueron luego exhumadas por la erosión para quedar expuestas en el lecho marino en la actualidad", concluyó.
El estudio ha sido publicado en la revista Marine and Petroleum Geology.