Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los teléfonos de Sitges ya son monederos

1.500 habitantes de Sitges podrán usar sus teléfonos móviles a partir del mes de mayo para pagar sus compras en 500 comercios de esta localidad costera catalana. Una operadora móvil (Telefónica), una entidad bancaria (laCaixa) y una empresa de medios de pago (Visa) han presentado la iniciativa Mobile Shopping Sitges 2010 que, aseguran, no es sólo el primer proyecto piloto de estas características que se emprende en España, sino también el mayor de Europa por número de participantes y de establecimientos comerciales.
Los vecinos de Sitges (30.000 habitantes, 20.000 de ellos con teléfono móvil) que sean clientes de Movistar (un 60%, según Telefónica) y de laCaixa, podrán optar a recibir gratuitamente un teléfono Samsung Star S5230 habilitado con la tecnología NFC (Near Field Communication), en el que se insertará una tarjeta SIM de Visa en la que se almacenan los medios de pago, y la aplicación de software Cartera Movistar que habilita el dispositivo como monedero.
Las tiendas dispondrán de un TPV (terminal de punto de venta) con función NFC, en el que el vendedor introducirá el importe de la venta y al que el cliente deberá acercar el terminal para formalizar el pago.
 
laCaixa preside el grupo de trabajo sobre sistemas de pago del Mobey Forum, el consorcio sobre dinero móvil que celebró su última reunión en Barcelona el pasado diciembre.
Iniciativas similares se están llevando a cabo en el Reino Unido, Francia y Suiza, y se preparan otras en Finlandia y Turquía. La prueba piloto de Sitges durará medio año, transcurrido el cual las firmas participantes tienen intención de extenderlo a otros municipios, durante el año 2011.
De hecho, ciudades más grandes como Barcelona ya han manifestado su deseo de unirse a la experiencia. Se estima que en el año 2012, uno de cada cinco teléfonos móviles será compatible con la tecnología NFC, y con ellos sus usuarios podrán pagar no sólo sus compras en comercios, sino también los billetes de transporte público o las entradas de cine.