Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El testamento virtual: Tus últimas voluntades en la Red

Mi Voluntad ofrece la posibilidad de transmitir un "testamento de sentimientos" a nuestros seres queridos. Foto: MiVolutad.telecinco.es
Lo que se quiere transmitir a los seres queridos en ocasiones no siempre se hace a tiempo. La muerte priva de decir a los más allegados lo que realmente se siente y se piensa. Con este objetivo ha nacido Mi Voluntad, una página web que permite comunicar a los familiares y amigos todo lo que se quiera una vez se haya muerto. En este "testamento de sentimientos" virtual se puede, desde despedirse con mensajes individualizados, hasta expresar las últimas voluntades, pasando por organizar el propio sepelio y confesar las deudas contraídas hasta la fecha.
Marc González es el creador de esta iniciativa que apenas tiene un año de vida. "Tuve una experiencia cuando se murió un familiar cercano y entonces descubrí toda la problemática que la muerte conlleva. Vi todas las dudas que se tenían en aquel momento y entendí que se podrían solucionar si se hubiera dejado por escrito las últimas voluntades", ha explicado.
Así nació la web Mi Voluntad que hoy ya cuenta con más de 900 usuarios y supone un "servicio útil para desahogarse y quedarse tranquilo", en palabras de González.
Tal y como han explicado los fundadores, el sitio web ofrece dos servicios distintos, uno gratuito y otro en el que el usuario debe pagar una cuota anual de 10 euros.
En el primero de ellos, los internautas pueden acceder a los servicios de 'Mi Sepelio' y 'Cartas Públicas' mediante los cuales se podrán establecer las prioridades a la hora del propio funeral así como dedicar mensajes a los familiares ya fallecidos.
Por el contrario, el servicio de pago ofrece a los clientes la posibilidad de enviar mensajes personalizados el día de la muerte, redactar la propia biografía, así como dejar por escrito el legado, las contraseñas e incluso las deudas contraídas hasta la fecha.
El funcionamiento del servicio es sencillo. Los usuarios deben nombrar "a ente dos y cuatro albaceas electrónicos" para que comuniquen y certifiquen el fallecimiento una vez se produzca. En ese momento, Mi Voluntad envía, previa confirmación, todo lo que el usuario había escrito a sus allegados.
"Nosotros empezamos cuando acaba el notario. Nos ocupamos de las pequeñas cosas que quieres que tus seres queridos conozcan una vez hayas muerto. Nos dedicamos a trasmitir un testamento de sentimientos", ha sentenciado el propio fundador de la iniciativa.