Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un vía crucis judicial

Imaginen que reciben en su casa una notificación del juzgado. Un desconocido les ha denunciado por un impago por valor de 29.000 euros. Imaginen que a partir de ese momento no dejan de recibir denuncias idénticas, usted y tres miembros más de su familia, un total de 141 denuncias que suman la cantidad de 4 millones de euros. Esto es lo que le ha sucedido a una familia de Madrid. Si no pagan o se oponen por escrito les embargarán sus bienes. Y lo peor de todo es que el demandante no está localizable y ha falsificado la documentación y las facturas.
Nuestro sistema judicial permite con este procedimiento que una persona a la que le deban dinero pueda reclamarlo rápidamente, en 20 días, y sin ningún gasto. Pero hecha la ley, hecha la trampa.
El desconocido ha falsificado el documento de identidad, las facturas, ha suplantado la identidad de una procuradora, se ha inventado un abogado falso y además ni siquiera ha firmado algunas de estas demandas, está utilizando un mecanismo legal como gancho de su timo.
Sin embargo, ante todas estas pruebas, los Juzgados de Primera Instancia de Madrid, en concreto 68, tienen repartidas sus denuncias y más de 30 jueces ya las han admitido a trámite.
Muchas preguntas surgen de este caso: ¿Los jueces estudian estos documentos para ver si están falsificados? ¿Cómo es posible que se admitan a trámite y esto suponga gastos judiciales por valor de más de 6.000 euros para los que están siendo estafados?
Esta familia no sabe el porqué de esta situación. No saben de dónde han sacado sus datos, (aunque el presunto estafador sólo aporta para demandarlos su nombre y su dirección) ni el motivo de este acoso. Lo que saben es que si no reaccionan a tiempo, si no contestan con escritos de oposición a las denuncias, si no se gastan dinero en abogados, serán embargados automáticamente.
Un via crucis judicial que les está suponiendo un infierno... Y todo esto en un momento clave para la ley de enjuiciamiento civil que cambia mañana martes 4 de mayo.
A partir de entonces la cantidad para reclamar subirá a 250.000 euros, se podrá reclamar de la misma manera, mediante el proceso monitorio, cambia la cantidad pero no aumentan las medidas de seguridad ante este tipo de denuncias. Continuará siendo válida una simple factura para hacerlo.