Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio Canales pide perdón

Las declaraciones las hacía durante un 'of the record' después de un encuentro con la prensa, pero alguien dejó la cámara grabando y se desató la polémica. Canales criticaba a sus compañeros del baile flamenco y no dejaba títere con cabeza.
Rafael Amargo , amigo del bailaor y discípulo suyo, era una de sus víctimas. Canales bromeaba con su amaneramiento y su condición sexual. En La Noria aseguraba que ya se había disculpado e intentaba restar importancia a sus acusaciones: "En el arte todo el mundo tiene pluma, yo también".
Joaquín Cortés era otro de los objetivo de sus dardos envenenados. Le tachaba de personaje del corazón, hablaba de sus relaciones sentimentales y dudaba de su profesionalidad. Sin embargo en 'La Noria' reconocía que el bailarín ha conseguido llevar su arte a lugares donde él no ha llegado: "Joaquín tiene glamour, y nunca he pensado que no sea un gran prfesional".
Otra de las afectadas por sus delcarciones, Cristina Hoyos, con la que bromeó sobre su físico asegurando que "era muy fea", no quedaba tan bien parada en la entrevista con Jordi González: "He hecho muchas coreografías para el Ballet de Andalucía. Desde que ella lo dirige no me ha llamado ni para un trabajo. A lo mejor esperan a que me muera para pedíselo a mis herederos".
Antonio Canales se evrgonzaba de su actitud en el pasado: "No me reonozco". En su defensa alegaba que "llevaba unos vinitos" y el mal momento personal que atravesaba. El bailaor ha confesado que tras la muerte de un hermano y la pérdida de autoestima profesional tuvo un serio problema de adicción a las drogas: "Por culpa de la droga me volví insoportable".