Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Raquel Morillas a Mari Arrabal (GH2): "Estás cortada por el mismo patrón que Noemí"

Mari Arrabal, de 'Gran Hermano 2' ha visitado 'La Noria' para aclarar los motivos por los que ha roto con Nuria, su mujer. La ex gran hermana no ha querido hablar mal de la madre de su hija pero, sí ha reconocido que la última etapa de su relación estuvo plagada de peleas, insultos y denuncias.
Mari comenzó su romance con Nuria tras participar en la segunda edición de 'Gran Hermano' y el 4 de junio de 2005 formalizaron su relación casándose . Su matrimonio comenzó como una bonita historia de amor que las llevó a tener una hija, de la que Mari fue la madre biológica. Pero esta idílica relación se rompió, según la ex gran hermana, en junio de 2009, cuando se dio cuenta de que ya no estaba enamorada de Nuria.
La ex gran hermana confesó que la verdadera razón de su ruptura fue que "se me fue el amor, hay cosas que funcionan y cosas que no", añadido a problemas económicos y de la convivencia, algo con lo que Raquel Morillas no estaba de acuerdo. La colaboradora, que se había puesto en contacto con Nuria horas antes de la entrevista, aseguró que Mari había decidido romper su relación de la noche a la mañana, aunque continuó viviendo con Nuria por el bien de la niña unos meses más.
 
Mari aseguró que las palabras de Raquel no eran ciertas: "A principios de verano yo ya quería dejarlo pero al final la cosa se alargó por la niña". Según la ex gran hermana, el fin de la relación fue bastante traumático, ella quería la custodia total de su hija pero, finalmente, el juez concedió a Nuria la custodia compartida, algo que ella aceptó sin oponerse. "Con el tema de la niña no tenemos problema, jamás le voy a hablar mal de Nuria a mi hija, es su madre, pero yo no voy a renunciar nunca a mi niña", aseguró.
 
Otro de los delicados episodios de la ruptura fue el cruce de denuncias entre Mari y Nuria. Según Mari, ella denunció a su ex mujer por violencia doméstica tras una convivencia fallida mientras esperaban la resolución de la separación y según Raquel Morillas, fue Nuria quien denunció a Mari por maltrato. "Yo no le he pegado, lo juro por mi hija. Nadie le ha pegado a nadie", sentenció la ex gran hermana. Raquel no creyó las palabras de Mari y tras enzarzarse en una intensa discusión, le espetó: "Estás cortada por el mismo patrón que Noemí".
 
Los enfrentamientos entre Mari y Raquel continuaron. Raquel, como si de la portavoz de Nuria se tratase, no aceptaba ninguno de los argumentos de Mari y la acusaba de querer quitarle la niña a su ex pareja. Mari por su parte continuaba asegurando que el problema era que su ex no aceptaba la ruptura. "He dejado de quererla y estoy en mi derecho de no estar con ella", comentó. Además, a esta situación se suma la relación que la ex gran hermana está comenzando con un chico. "Se dice por tu pueblo que empezaste con este chico antes de terminar con Nuria", acusó Raquel a Mari, quien se defendió alegando que esta mentira, como tantas otras, provenían de su ex pareja. "Es verdad que estoy conociendo a alguien, a un hombre, pero no mientras estaba con Nuria", aseguró Mari.
 
Antes de que la entrevista llegara a su fin, Loli, hermana de Nuria, entró por teléfono para hablar en nombre de su hermana pero en vez de defenderse de las palabras de Mari lo que hizo fue tirar por el camino de insulto: "Mari no dice nada más que mentiras. No sé de qué se ha enamorado mi hermana porque el palo de una fregona vale más que ella". Ante esto, Mari simplemente contestó que con la actitud de Loli se veía también la actitud que tenía Nuria tras la ruptura.