Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tania Llasera, presentadora de ¡MQM!: "Soy muy voyeur, me gusta más ver que tocar"

Hija de un vasco y una inglesa, Tania empezó su carrera a pie de micro, en las calles y los saraos madrileños. Un trabajo en pleno campo de batalla en el que "se pasa mucho frío", pero que da "muchas tablas". Más tarde llegaría la que de momento es su gran oportunidad, convertirse en algo más que el alter ego del presentador de moda de la cadena.
Este salto al directo en plató, además de un reto, supone para ella "estar más calentita" y una buena dosis de insomnio: "Después del programa tengo tanta adrenalina que no me duermo hasta las siete de la mañana. ¡Tuve que preguntar a Mercedes Milá si a ella le pasaba lo mismo! Y sí le pasa, descomprimir es complicado", ha confesado.
Anécdotas de reportera
Llasera ha compartido algunas anécdotas sobre los momentos más complicados de su trayectoria, como la entrevista a Pete Doherty, cantante inglés muy polémico "al que nadie quería entrevistar", ex novio de Kate Moss y conocido experimentador de sustancias varias en aquella época: "Nos confundimos de banda y ninguna de las preguntas que llevábamos sirvió para nada, tenías que ver la cara de los músicos", ha explicado.
Más divertido fue su encuentro con James Moorrison, que le recordaba a su hermano y del que se quedó prendada. "Me enamoré. Me pasé la entrevista suplicándole que se casase conmigo, pero él me repetía que tenía novia y que era enfermera", ha comentado, divertida.
Crítica consigo misma
La también actriz ha dado además algunas claves sobre su personalidad ("soy muy crítica conmigo misma, pero con sentido del humor"), sus prioridades ("me lo he currado, he visto a mi padre levantarse a las cinco de la mañana todos los días") y su estado sentimental ("vivo con mi perra y mi novio, él me da más guerra, pero es que prefiero que no me digan a todo que sí").