Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los espectadores de 'La Noria' opinan sobre la posible reforma del aborto en España

Los espectadores de 'La Noria' han dado su opinión sobre el tema de debate interactivo de esta semana: ¿Debería el Gobierno tener en cuenta la opinión de la Iglesia?. Más del 67% de la audiencia cree que no debería ser así.
La Conferencia Episcopal Española ha vuelto a ponerse en pie de guerra, esta vez el motivo ha sido la posible reforma de la ley de aborto que el gobierno ha puesto sobre la mesa. Para protestar, han empapelado las paredes de las principales ciudades de España. La polémica va a llegar hasta las procesiones de Semana Santa, ya que algunas hermandades se van a sumar a la campaña en contra del aborto.
Muchas son las secuelas que , según los católicos más reaccionarios, marcan para toda la vida a las mujeres que deciden interrumpir voluntariamente su embarazo. Se habla de depresión, de sentimiento de culpa, de pesadillas recurrentes, de alteraciones de la conducta, de pérdida de autoestima, de obsesión por la muerte en el aniversario del aborto, de tendencias suicidas y de abusos de niños.
La Conferencia Episcopal Española se ha llevado las manos a la cabeza con la intención del gobierno de modificar la actual ley del aborto. Su reacción ha sido pegar 200.000 carteles con el lema: '¿Y yo? ¡Protege mi vida!' por todo el país y alquilar 1.600 vallas publicitarias repartidas por 37 ciudades. Esta vez no han centrado su atención en la madre, si no en el feto, y defienden que en España se defiende más al lince ibérico que a los bebés.
La reforma de la ley actual todavía está en fase de estudio, pero los objetivos que persigue son claros. Se trataría de despenalizar el aborto, ya que actualmente consta como delito en el artículo 145 del Código Penal; sustituir el actual modelo de supuestos por una Ley de plazos, donde la mujer pueda decidir libremente dentro de un periodo de tiempo delimitado que podría llegar a las 24 semanas, y permitir que las adolestendes de 16 a 18 años puedan interrumpir su embarazo sin el consentimiento de sus padres, algo que actualmente sí se requiere.