Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La realidad no supera a la ficción en ‘La que se avecina’

Siempre se ha dicho que la realidad supera a la ficción, pero por mucho que los creadores, guionistas, escritores… se empeñen en contarnos historias que intentan que superen la realidad, en muchos casos ocurre todo lo contrario. Este es el caso de los montepinarianos. En el décimo aniversario de la serie, repasamos las mayores coincidencias que nos han dejado con la boca abierta porque lo que ocurre en Montepinar es algo que nos sobrepasa a todos.

‘La que se avecina’ siempre ha estado muy ligada a la actualidad, los guionistas han escrito tramas que han reflejado la realidad del momento. Pero no tenemos que olvidar que esto es Montepinar, donde puede pasar cualquier cosa…
-¡Los mejores centollazos a Zapatero y Rajoy!
La crisis es algo de lo que han hablado los montepinarianos sin tapujos. El más ‘perjudicado’ según él mismo explica, siempre ha sido el Recio. El pescadero como autónomo ha visto cómo le ha ahogado el gobierno a base de impuestos y ha hecho que lo pase muy mal en su negocio. Pero como él siempre tiene remedio para todo, decidió darle su merecido al presidente. Zapatero lo pasó muy mal cuando el Rancio le lanzó un centollazo en toda la cara durante una rueda de prensa. Después le llegó el turno a Mariano Rajoy, pero Enrique Pastor le salvó la vida.
El movimiento antitaurino también llegó a ‘La que se avecina’. En el décimo capítulo de la séptima temporada, ‘Un topo, un torero león y un espetero a la fuga, los montepinarianos debatieron largo y tendido sobre la tauromaquia. Unas fiestas patronales volvieron locos a los vecinos, sobre todo a Amador. El Cuqui decidió ser un torero león y acabó sin un testículo, esos sí conoció a Flora, personaje interpretado por Cristina Pedroche, y todo lo que le pasó, mereció la pena.
-Un virus deja a Montepinar en cuarentena
El virus del ébola llegó a España con el primer contagio en nuestro país. Teresa Romero fue la primera víctima fuera de África y todos los medios se hicieron eco de esta noticia. Curiosamente, la octava temporada de la serie estaba a punto de estrenarse, y como explicó, Alberto Caballero, en uno de los capítulos de la octava temporada también se hablaba de un virus: "A veces parodiamos la realidad y otras veces ésta nos persigue...", contó el creador de la serie sobre esta coincidencia. En Montepinar, también estuvieron en cuarentena por una ‘varicela asesina’.
-Recio, un niño robado
De los niños robados por el franquismo también se ha hablado en ‘La que se avecina’. Se estima que en España hay unos 300.000 personas que no conocen a sus padres biológicos, una realidad que también se ha plasmado en Montepinar. Antonio Recio descubre en la sexta temporada que él también es un niño robado. Tras conocer esta noticia, comenzará a buscar desesperadamente a sus progenitores con su mujer Berta en el hospital que nació. Esa búsqueda dará su resultado tras conocer que es hijo de una monja y un misionero.
Muchos ciudadanos han tenido que ver cómo les quitaban sus casas tras no poder hacer frente a las hipotecas. Un drama que ha vivido este país durante la crisis económica. Los Cuquis también fueron desahuciados. Un indignado del 15-M les intentó ayudar dándole varias claves para ser un buen okupa. Pero finalmente tuvieron que irse de su bajo con jardín, y comenzaron a vivir en el garaje.