Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adriana y Diego, pillados de nuevo

Por más que se empeñan en mantener su relación en secreto, Adri y Diego no lo tendrán nada fácil. Por otro lado, Be consigue acudir a la cita con César y descubrir una interesante información sobre el fraude.
Harta de los desplantes de César, Be reclama al reportero poder participar directamente en la investigación. En vista del poco interés que siente el reportero por lo que el considera una intromisión, Be le presiona amenazándle con contarle a Isabel los desmesurados gastos en los que incurre el periodista.
Entre la espada y la pared, a César no le queda más remedio que tragar y llevarla a una entrevista con un confidente que les cuenta que tras los fondos de inversión fraudulentos está el banquero Malatesta.
Mientras, Alicia y Noelia siguen con sus argucias para echar a Chali de la revista y hacerse ellas con el poder. Gracias a Be, Alicia descubre los negocios sucios del banquero italiano por lo que le pedirá a Noelia que robe los documentos incriminatorios y se los lleve inmediatamente.
Mientras, Adriana sigue apoyando a Diego y trata de mantener su relación en secreto. Sin embargo no será nada fácil, la pillada de Benito obliga a Adri a pedirle que guarde el secreto de su relación.
Pero éste, no será el único incidente. Cansados de la presión en Bulevar,  Adriana y Diego deciden ir a pasear a un parque alejado de Bulevar tras el trabajo. Sin embargo, ese tampoco será un lugar seguro para ellos. Las Feas, de camino a una fiesta que ha organizado Valentina, también van a pasar por ese parque para comprar perritos calientes en un puestecito.
Enterado Nacho de que ha llegado una caja de Tigressa y de que Isabel la ha cogido, se presenta en su despacho intuyendo que ha habido un malentendido. Isabel comprende lo sucedido pero, apurada, no se atreve a decir que lleva puesto el corsé que Nacho había comprado para su novia.
Por último, Chali acepta el trato de Isidoro y le cita en Bulevar para firmar el contrato del piso y darle el cheque. Tras el pago, Chali se presenta en la casa y descubre que está habitada y ha sido víctima de un timo. Claudio se entera de lo sucedido y entonces cae: Isidoro es el rey del timo inmobiliario y el as del póquer, y se ofrece para ayudar a Chali a recuperar su dinero.