Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ainhoa y Ángel niegan que tengan una relación

Marta y Luis discuten por la foto del beso entre Ángel y Ainhoa. Luis realmente no cree que se estén besando y Marta intenta no creerlo, por lo que deciden hablar con ellos. A Ainhoa le sienta realmente mal que sus propios padres crean que ellos son capaces de hacer una cosa así, lo que acrecienta la tensión en la familia. Pero, afortunadamente, las cosas se calmarán gracias a la visita de Carmen la abuela de Ainhoa, Mito y Ángel.
Marta está muy preocupada, no logra quitarse de la cabeza la fotografía en la que Ángel y Ainhoa parecen pillados en un momento en el que están al borde del beso. Por ello, ella y Luis deciden hablarlo en la mesa durante el desayuno ante las atónitas miradas de sus hijos que, escandalizados, niegan que haya nada entre ellos.
El despecho de Tamara
Tamara está indignada, no soporta la indiferencia de Ángel y más ahora que se siente sola y abandonada por sus padres. La joven decide utilizar este sentimiento para acercarse a Ángel y hacerse sentir culpable por evitarla cuando pasa por un mal momento.
Preparando sus cuerpos
Todos están entusiasmados con el concurso de belleza. Fonsi machaca su cuerpo a todas horas, Nina pide unas cuantas tardes libres y prepara sus vestidos, Yure también decide presentarse ante el estupor de Tamara quien está convencida de llevar en los genes el título de Miss playa, como ya lo hiciera su madre, con el título, pretende que su madre se sienta orgullosa por primera vez en su vida.
Y Ainhoa, a pesar de ser completamente opuesta a cualquier tipo de concurso de belleza, decide presentarse y así gritar al mundo que no tiene nada que esconder. Finalmente, hasta Pep y Ángel se apuntan, "por una buena causa". Así, desde los más escépticos hasta los más exuberántes deciden presentarse al certamen.
Ángel cree ver a su madre en la playa. Sin embargo, cuando vuelve a dirigir la vista, su madre ha desaparecido. Las alucinaciones del muchacho podrían deberse a que es el cumpleaños de su madre y aún no sabe nada de ella. Nunca puede saber dónde está y teme por su salud ya que cree "puede estar tirada en cualquier albergue".
Una visita para Yure
Yure recibe una visita inesperada: su padre vuelve a Palma después de mucho tiempo. Aunque ella está feliz por la noticia, a Iris no le sienta del mismo modo este regreso.