Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvaro contra sus antiguos compañeros

Álvaro sigue adelante con su plan, por lo que se ve obligado a seguir todas las indicaciones de Diego y a mentir a sus antiguos compañeros. No te pierdas el capítulo del miércoles 16 de abril.
Álvaro no puede dudar. Cualquier fallo pondría al descubierto su plan y le dejaría en una posición complicada frente a su hermano. Por este motivo, el nuevo camarero de Bulevar sigue al pie de la letra las indicaciones de Diego y realiza todos sus encargos. Tras el último, no le queda más remedio que mentir a Bea y al resto de sus compañeros al negar que ha sido él quien ha pintado el cuadro del director de Bulevar 21.
La jugada de Diego sale tal y como esperaba y consigue la excusa perfecta para castigar a la plantilla. Las consecuencias de la pintada las sufrirán todos:  y los alimentos ven como su calidad baja notablemente.   el presupuesto de la cafetería se rebaja
El estado de ánimo de Álvaro se ve afectado por las mentiras. El joven , por la que sigue sintiendo algo. Por su parte, Diego está satisfecho al ver como su hermano se humilla ante él y se esfuerza en complacerlo en todo aquello que le pide. se siente fatal por mentir a la secretaria
Metido de lleno en su plan, Álvaro tiene que hacer creer a Diego que está totalmente de su parte y que ha cambiado. Persiguiendo sus objetivos, Álvaro . La joven ha llamado a un inspector de Sanidad para que revise la calidad de los alimentos de la cafetería. revela a Diego los planes de su ex
Entretanto, los nervios de Guti y Elena están a flor de piel pensando en su encuentro. Sin embargo, una tarea urgente se interpondrá entre ellos. Diego ordena a Gutiérrez una tarea urgente que le impedirá acudir a la esperada cita. Ante el contratiempo, Guti tiene la idea perfecta: encargar a Elena la tarea. Lo que el jefe de personal desconoce es que ahora será su amada Cleopatra la que no podrá acudir al encuentro.
Mientras, Nacho sufre un fuerte revés emocional al ver a Cayetana en albornoz y no puede evitar sentirse atraído por ella. Sin embargo, la batalla entre ellos continúa. La joven averigua que se ha tenido que duchar con agua fría porque Nacho ha apagado el calentador y no porque haya una avería. La venganza está servida.