Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amor y trabajo, un cóctel muy atractivo

Besos en el ascensorTELECINCO.ES
La redacción de Bulevar 21 es un hervidero de pasiones. Las hormonas están desatadas y las relaciones entre los compañeros de trabajo han sido muchas a lo largo de estos años: Bea y Álvaro, Cayetana y Nacho, Santi y Bárbara... Casi todos los trabajadores de la publicación han tenido en algún momento algún escarceo más o menos duradero con sus compañeros.
La lista de Bulevar es interminable, y no es para menos. Según un estudio, un 46% de los españoles reconoce haber mantenido relaciones con compañeros de trabajo. Bulevar 21, es fiel reflejo de la realidad.
1 Las relaciones entre compañeros se están convirtiendo es cada vez más habitual. ¿Quién no conoce a alguien que salga con un compañero de trabajo? Además, al contrario de lo que muchos puedan pensar, estas relaciones favorecen la producción.
En 2003, un estudio de la sexóloga Noruega Elsa Aalmas publicado en el periódico Dagens Naeringsliv, las relaciones amorosas entre compañeros favoren un mayor rendimiento laboral y crean un ambiente más distendido. 
En palabras de la propia sexóloga "los trabajadores que ligan con compañeros tienen más energía y, por eso, rinden mejor. Y si el ligue acaba en algo más serio, la dirección debe estar contenta". 
Elsa Aalmas rompe con la idea de que aquellos que se concentran más si dejan a un lado sus sentimientos porque "tener al lado a quien le hace a uno feliz crea confianza y fomenta una actitud más relajada, y eso promueve la efectividad" señala Armas.
Las largas jornadas laborales que se dan en la actualidad favorecen este comportamiento. De las 24 horas del día, aproximadamente 9 las pasamos en el centro de trabajo y nuestros compañeros son las personas con las que más tiempo pasamos a lo largo del día.
Sin embargo, no es precisamente la oficina el lugar más propicio para que surja el amor. Entre papeles, impresoras, documentos y fotocopiadoras uno apenas tiene tiempo para fijarse (a no ser que te ocurra lo que a Bea y te enamores a primera vista). Por este motivo, aunque las relaciones entre compañeros son habituales, la oficina no es el lugar donde salta la chispa.  
Según una encuesta de CBJobs, otros ambientes son más propicios para iniciar la relación: 
- Tomando una caña después del trabajo (17%)
- Encuentros fuera del trabajo (12%)
- Viajes de negocios (6%)
- Comidas de empresa (5%)
- Fiestas de la compañía (5%)
La edad o el puesto no son un handicap
Quien pensara que las relaciones amorosas en el trabajo eran cosa de jóvenes estaba muy equivocado. Según un estudio de CBJobs, son los mayores de 55 los que en mayor medida reconocen haber tenido una cita con algún compañero (un 60%).
Por supuesto, en Bulevar todas las relaciones se han dado entre gente más joven. Sin embargo, según la encuesta, de los trabajadores entre 25 y 34 sólo el 32% reconocen haber salido con alguien de su trabajo.
Por otro lado, la posición que el trabajador ocupe dentro de la empresa. Bea no tuvo ningún reparo en mantener una relación sentimental con su jefe o Cayetana con el mensajero. De hecho el 58% de los encuestados admite que han tenido alguna cita con alguien de una posición superior, aunque el 91% aclara que esas relaciones no han tenido nada que ver con facilitar su ascenso profesional.
Todo sexo
Uno de los aspectos más morbosos de mantener una relación con un compañero de trabajo es la posibilidad de mantener relaciones íntimas en el lugar de trabajo. Según una encuesta realizada en EEUU, un 90% de la población reconoce admite haber mantenido relaciones sexuales con un compañero de trabajo en las instalaciones de la oficina.
Los lugares donde practicarlo no se reducen a los aseos y despachos, sino que los interesados dejan su vergüenza de lado y aprovechan cualquier rincón para dar rienda suelta a la pasión. Según una encuesta de Infobae, los trabajadores argentinos marcan cinco sitios como sus preferidos. 2
1. La oficina. Muchos admitieron que la descarga de adrenalina que supone mantener relaciones debajo del escritorio, sobre él, en una silla o en la sala de reuniones es insuperable.
2. Otro de los lugares favoritos para practicar sexo es el ascensor. Quedar a través del mail para verse en una de las plantas del edificio y el morbo de poder ser pillado es lo que hace muy atractivo este lugar.
3. Cuando la libido presiona cualquier lugar es bueno y por eso el aparcamiento es un lugar muy socorrido para estos casos, además de suponer un ahorro al no tener que pagar hotel.
4. Las escaleras de emergencia pueden servir para un desahogo rápido.
5. Para los más tímidos existe la opción de reservar una habitación de hotel durante las horas de trabajo. Aunque no tiene el mismo morbo que las otras opciones es ideal para aquellos que quieren llevar su relación con discrección.
Queda claro que Bulevar 21 no es más que un reflejo de lo ocurre en nuestra sociedad. Miles de personas mantienen alguna vez en su vida una relación con un compañero y algunas de ellas incluso termina casándose. Y tú ¿nunca has probado?