Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana G. Obregón: "Un hombre, si es hombre, no se deja mantener"

El pecho explotado en pleno vuelo, bióloga sí o no, la costilla flotante que dicen se extirpó, Bosé, Beckham, Alberto de Mónaco, el coche de Michy Molina, su guardaespaldas encarcelado y alguna que otra escucha de móvil... Ana García Obregón ha ido contestando en 'La Tribu' a todos los puntos clave del imaginario colectivo que ella misma encarna y lo ha hecho vestida a lo Marylin y con una sonrisa de oreja a oreja. Sólo se ha negado a profundizar en el tema de su último ex, el polaco Darek, a quien ha admitido haber puesto una demanda por malos tratos que quitó a la hora, "por miedo" y "porque tiene una familia".
Sardá: Ana G . Sardá : Tenemos con nosotros, Ana García Obregón...
Obregón: Que pedazo de plató... Guapos... yo quería bailar un  tango con el... Madre mía Javier que pedazo de publico y de todo... Esta vez te has salido.
Sardá: Si te crees que siéndonos la pelota no vamos a hablar de Darek
Ana G. Obregón: Hacia muchos años que no te veía, y te veo igual...
Sardá: Es que no me ves.
Ana G. Obregón: Es verdad y no me he traído las gafas ni las lentillas.
Hacia años que no me planteaba como empezar una entrevista contigo... es un poco lío, no sabía por dónde empezar. Aquí se lía con éste, éste y éste. Aquí se le estalla una teta...
Ana G. Obregón: No, eso no pasó, se me explotó un tímpano.
Sardá: No me digas que eso, formas parte del imaginario de la transición española. Hubo mujeres que fueron a operarse y dijeron "póngame los pechos como los de la Obregón". Hay un antes y un después en tu vida sentimental después de eso, que además es complejísima, por cierto.
(Video parodia de Martes y 13 sobre la explosión de su pecho)
Sardá: La última de tus relaciones no te ha salido bien...
Ana G. Obregón: No, no quiero hablar de ella. Si no te importa, es de la única cosa de la que no quiero hablar.
Sardá: Pues vaya putada, porque yo es de la única de la que quiero hablar.
Ana G. Obregón: A la gente no le interesa....Hay un rumor de que yo hablé con un periodista... es un tema tan grave no hay que hablar delante de un plató y cobrando, hay que hablar en una comisaría. Estoy harta de ver como los famosos lo rentabilizan y no quiero contribuir.
Sardá: Presentaste o no una denuncia contra él.
Ana G. Obregón: Ay, Sardá. No quiero hablar por respeto a las mujeres de malos tratos y para no hacer de ello un circo.
Sardá: Solo quiero saber si presentaste la denuncia.
Ana G. Obregón: Te lo puedo decir al final de la entrevista.
Sardá: No, ahora.
Ana G. Obregón: No, mejor al final porque tú tendrás que hacer algo por mí también.
Pero la retiré porque no quiero que pase esto que esta pasando, porque tengo una familia, un hijo y hay veces que hay que sufrir en silencio... Y también por un poco de miedo, no voy a hablar más del tema. Desde que nací y la gente empezó a conocerme me han visto con un montón de trabajo. Y no quiero que la gente sepa si puedo sufrir y no sufrir, los famosos tenemos muchas ventajas y quien lo niegue dice una mentira. Y gracias a eso por otro lado podemos apoyar cosas. Yo apoyaba la causa del Síndrome de Down y ahora a las mujeres maltratadas.
Sardá: ¿Por qué?
Ana G. Obregón: Por una razón, porque yo estoy sentada aquí con grandes profesionales y estoy harta de que estemos dando trabajo a los frikis, hay mucha gente que lo esta pasando muy mal con la crisis y lo siento, yo no lo voy a alimentar a los frikis.
LLOROTERAPIA Y RISOTERAPIA
Sardá:
Tu imagen suele ser muy sonriente... ¿Y dices que tú lloras en casa, sola?.
Ana G. Obregón: Yo lo llamo lloroterapia y risotera.
Sardá: ¿Y cómo lo haces?
Ana G. Obregón: Me aguanto, me aguanto... Y cuando llego a casa, lloro.
Sardá: ¿Y lo haces bastante?
Ana G. Obregón: Sí, la verdad es que sí, y me río también.
Sardá: ¿Y cuando tienes pareja lloras?
Ana G. Obregón: Hombre, claro, es cuando más de llora.
Sardá: No, la pareja es para ser feliz, no para llorar.
Ana G. Obregón: Bueno, pero en el amor se sufre. ¿Sabéis qué es amar? (Al público). Amar es ser tontos juntos, porque es que te vuelves tonto.
Sardá: Claro, es que eres una llorica...
Ana G. Obregón: Yo no suelo hacer esto, pero quiero saludar a una amiga, María, que esta con un tratamiento de quimioterapia y quiero que sea un ejemplo para toda esa gente que está pasando por lo mismo. Por eso hay que reír, la vida es muy corta.
DEL BIKINI AL TRIKINI
Sardá: Este año las imágenes son de triquini, no de bikini...
Ana G. Obregón: Si, nos hemos transformado.
Sardá:¿Y esto por qué posas?
Ana G. Obregón: Porque voy a la plata y a la gente le interesa...
Sardá: ¿Y esto hasta cuándo va a ser?
Ana G. Obregón: Mientras quiera.
EL GUARDAESPALDAS
Sardá: Te presento a Jaco, mi guardaespaldas... (Entra Santiago Segura vestido de guardaspaldas). Últimamente eliges mal, el último guardaespaldas que tuviste está detenido...
Santiago Segura: (En tono amenazante) ¡Que no quiere hablar sobre la denuncia!
Sardá: El que decide lo que se pregunta soy yo, ella responde lo que quiere...
Santiago Segura: Perdone, ¿le hago mucha gracia, Sardá?
Sardá: Esta bien, no hablaremos más de Darek... de momento.
Ana G. Obregón: Es muy majo, pero se pone muy nervioso (sobre el guardaespaldas).
Sardá: Pero, ¿cómo los eliges? Los que te vigilaban están en la cárcel, los buenos no eran tan buenos... ¿Y cómo eliges a los hombres? El último de tus amantes acabó en un fiasco, el que te vigilaba está en la cárcel, todo un lío. ¿Cómo te enteraste de que habían detenido a tu guardaespaldas?
Ana G. Obregón: Como siempre, por los periódicos. Yo me entero de todo por la prensa.
Sardá: ¿Quien te dio el contacto?
Ana G. Obregón: No lo sé, ha trabajado para toda mi familia, es como si te enteras de que una novia tuya ha sido una asesina
Sardá: ¿Pero fue novio tuyo?
Ana G. Obregón: No, Javier, era un ejemplo. Alguien de confianza.
Sardá: Y luego lo de la grabación en tu móvil...
Ana G. Obregón: No, se demostró que no era una grabación ni nada.
Sardá: ¿No era tú movil?
Ana G. Obregón: No, ni mi voz ni nada. Todo era una invención
Sardá: ¿Pero tú te enfadaste? Hay veces que a uno se le calienta la boca...
Ana G. Obregón: No. Me hicieron un juicio mediático durante varios meses que me dolió mucho, se olvidan de que tenemos padres y tenemos hijos y ahí llore, pero en silencio.
Sardá: Con la que esta cayendo y tú vestida de Marilyn Monroe.
Ana G. Obregón: Menos mal que no tenéis duchas, porque este vestido mojadito... ¡no te cuento!
PREGUNTAS DE 'EL JUEGO DE TU VIDA'  
 (Video 1. ¿Te has masturbado imaginándote que tu pareja mantenía relaciones con otro hombre?)
Sardá: ¿Has soñado alguna vez que otro hombre estaba soñando con que tú estabas manteniendo relaciones sexuales con...? Espera, que me he liado, ¿cómo era?
Segura: Que si te has masturbado pensando que tu pareja tenia relaciones con otro hombre...
Ana G. Obregón: Ésta mejor no la contesto.
(Vídeo 2: ¿Has compartido lecho con un ser del más allá?)
(Todos ríen)
Sardá: ¿Y tu?
Ana G. Obregón: Si, sin dudar.
(Video 3: ¿Has mantenido relaciones sexuales con la presidenta de tu comunidad de vecinso?)
(Todo ríen, mirando a Segura)
Segura: Me pasó, me pasó.
Sardá: A mi nunca me ha pasado eso.
Segura: Porque usted no va a las juntas.
Sardá: Ya y usted va y hace una derrama.
(Vídeo 4: ¿Le han dicho que tiene el miembro demasiado pequeño?)
Ana G. Obregón: Yo tengo el miembro viril pequeñísimo, ni se me ve.
Sardá: ¿Te has encontrado con alguno que lo tenga pequeño?
(Ríe)
Ana G. Obregón: Sí.
Segura: No estará usted insinuando que la tengo pequeña, ¿ha visto algún protector personal que la tenga pequeña?


DEMANDA A DAREK (Entra Boris)
Ana G. Obregón: ¡Ayy!, ¡mi Boris!
Boris: Ana, mi amor, estas espléndida.
Ana G. Obregón: Eres maravilloso, mi vida...
Boris: Es verdad que ese vestido es para mojarlo...
Boris: Ana, tan amigos que somos, esta tesis que yo he mantenido defendiéndote de que tu representas la alegría y la opulencia de las españolas y que nos has hecho disfrutar cada vez te has enamorado de hombres maravillosos... y ahora de repente no quieres hablar de Darek. ¡Me haces sentir como si no pudiese seguir viviendo!. Esa fecha de 22 de junio  en la que os vais a ver en el judgado, ¿cómo será? ¿Que te vas a poner?
Ana G. Obregón: No lo sé...
Boris: Ahí tienes que ponerte maravillosa.  Con una pamela, bajando del coche maravillosamente...
Sardá: Soy tonto, completamente tonto. ¿Ese juicio de que será?
Ana G. Obregón: De una denuncia.
Sardá: ¿Le has demandado por cuanto dinero?
Ana G. Obregón: Le presté 50.000 euros, aparte de mantenerle...
Sardá: Hombre, 50.000 euros... Al chaval se le hiría la mano en cuatro compras...
Ana G. Obregón: No exactamente. Me da mucha pena llegar a esto. Si un hombre es un hombre no se deja mantener y, sobre todo, si dice que va a devolver un dinero, lo hace.
Sardá: ¿Le dijiste que eras amiga del rey y que podías hacer que le echasen del país?
Ana G. Obregón: No, ¿cómo voy a hacer eso?
Sardá: Hay momentos que a uno se le va y dice cosas...
Ana G. Obregón: Esa una persona que ha sido muy poco importante en mi vida y lo que de verdad me interesa es que hay que trabajar, hay que divertirse y trabajar y no fijarse
en las cosas pequeñas de la vida.
Sardá: Vale, te voy a ir diciendo chicos y tú me cuentas.
MIGUEL BOSÉ Ana G. Obregón:
Le adoro (le levanta y le da un pico a la careta). Fue mi primer amor, forma parte de mi vida, de mi infancia. Forma parte de mí.
Sardá: ¿Cuanto tiempo estuvisteis juntos? ¿Se quedo colgado de ti?
Ana G. Obregón: Cuatro años. ¿Colgado de mí? No. Es un hombre con un carisma impresionante y forma parte de mí. Le adoro.
MICHY MOLINA Ana G. Obregón:
Tuvimos una relación muy corta.
Boris: Muy corta pero muy vista, ¿no? Muy vivída... Aquello del coche fue espectacular...
Ana G. Obregón: Bueno...
(Todo ríen)
Boris: Además inventaste un sistema nuevo... ¡y en el barrio residencia mas importante de todo el país!
ALBERTO DE MÓNACO Ana G. Obregón:
Fue una cosa graciosa (le da un beso en la oreja) porque como es príncipe o lo que sea. No lo voy a contar porque es largo, bueno, y corto, fue una casualidad: Lo conocí con 21 años y acabe, no sé por qué, sentada a su lado y con Rainiero enfrente, en el baile de la Cruz Roja. Estaba haciendo una promoción de un champagne o algo así y allí acabé. Le conté chistes y de todo.
Sardá: ¿Te busco?
Ana G. Obregón: Si, bueno, me busco en el tenis con mi padre y todo... ¿dónde esta mi guardaEspaldas?


BECKHAM Sardá: ¿De Beckham se puede hablar? ¿Quieres decirnos de una puñetera ves si el cabreo de Victoria estaba justificado o no? ¿Si te hiciste al Beckham?
Ana G. Obregón: ¡Ay, de verdad! ¿Mi guardaespaldas?.
Sardá: ¿Pero que te dijo?
Ana G. Obregón: Esta mujer, Victoria, que nos quería mucho a los españoles, creo, vino con dos guardaespaldas más grandes que éste. Estaba en el gimnasio y se me acercó y me preguntó "do you speak English"? Y empezó a insultarme, me agarró del tirante, que si lo que quería era salir en el 'Hola'...
Sardá: ¿Y te agarraba? ¿Y el te hizo daño?
Ana G. Obregón: No, no... No, él es un tío alucinante, es un tío fantástico. Es un buen padre, un buen marido, un buen amigo...
Sardá: Lo voy a decir yo: Ana García Obregón se ha acostado con David Beckham porque me lo han dicho a mi y se creen que no lo voy a contar.
Ana G. Obregón: ¿Pero yo te lo conté?
Sardé: Sí, me lo conste. No, pero es evidente que si te hago dudar es porque podías habérmelo contado y entonces es evidente ¡que te lo has tirado!
Boris: ¡Qué bien que lo hayas hecho! ¡Es buenísimo para todos los españoles que le hayas conocido tan bien!
(Entra Latre-Risto, con gestos de chulo)
Latre-Risto: Definiría el programa como 'éramos pocos y parió la abuela'. ¿La semana que viene vas a desenterrar a Gracita Morales, o qué?
ALFREDO URDACI Ana G. Obregón:
Victoria me dijo: "Risto smells ajo"
Latre-Risto: Pues que venga y olerá una cosa que no es ajo.  Y encima pillaste la enfermedad del beso. ¿Eso fue después de besar a Urdaci?
Ana G. Obregón: Tuve que besarle en una serie tres veces.
Boris: ¿Y a qué sabe?
Ana G. Obregón: Lo olvidé.
(Entra el Tío Fredo, cantando).
(Video de Ana de pequeña, con sus hermanas).
Ana G. Obregón: Lo que vais a ver ahora eso si que no lo ha visto nunca nadie. ¡Esa soy yo con tres años! ¡Campeona del hula hoop!. Luego con mis hermanas en la playa, mi primer desnudo... ¡pero como me ponías esas bragas, mamaaá!
Boris: ¿Dónde estábais?
Ana G. Obregón: En Mallorca. Mira, levantando la pierna con tres años...
Sardá: Ahí empezó todo...
Ana G. Obregón: Era lo que más me gustaba.
Sardá: ¿Puedes hacer eso aún con la pierna?
Ana G. Obregón: Sí, pero no estoy caliente, hay que calentar...
Sardá: Otra vez, por favor... ¿No estás casliente?
(Risas...)
LECCIO Sardá:
¿Cómo te sentiste en la boda de Lecchio? Tu hijo fue a la boda de su padre con otra mujer... ¿Cómo se sintió?
Ana G. Obregón: Mi hijo se lo pasó muy, y yo fui porque en estos tiempos en los que hay tantas separaciones es muy importante que mi hijo vea que sus padres divorciados se quieran mucho.
SU HIJO CON LECCHIO Sardá:
¿Cómo años tiene tu hijo?
Ana G. Obregón: Mi hijo tiene 16 años y mide 1. 92 y me siento muy orgullosa de él. Ser hijo de famosos es muy difici, en contra de lo que la gente se cree,l y ha tenido cosillas difíciles. Lo de la fama me da igual, lo que quiero es un buen ser humano
DENUNCIA CONTRA DAREK
Sardá: Habías prometido que al final nos ibas a decir si habías presentado una querella contra Darek. ¿Si o no?.
Ana G. Obregón: Quiero que quede claro que este programa no iba de eso.
Sardá: Queda claro.
Ana G. Obregón: La puse y la quité. A la hora. Volví a entrar y la quité. Nunca más hablaré de este tema. No puedo negar la evidencia y por ahí hay copas de ella.
TÍTULO DE BIÓLOGA
Sardá: Se dice que se dice que res bióloga. ¿Lo eres o no?
Ana G. Obregón: Sí, y bastante me costó, cinco años...
Sardá: A ver, división de los protozoos.
Ana G. Obregón:¿División?
Sardá: (Ayudándola) Flagelados, 'esporozoos'... A ver, que nos traigan el título de licenciada.
Boris: Esta historia de que tienes que estar presentando el título a todas horas no está bien...
(lo rompe)
Ana G. Obregón: Dios mío, con lo que me ha costado...
COSTILLA FLOTANTE
Sardá y Boris: Aquí esta  tu costilla flotante... (La traen en un caja)
Ana G. Obregón: Yo no me he quitado nada, yo me la rompí bailando.
Boris: Se dice que te la quitaste...
Ana G. Obregón: Yo no me he quitado nada.
Boris: Ahora las nuevas macarenas, famosas de siempre que nunca pasan.
Ana G. Obregón: Madre mía...
Boris: Cantemos la saeta: ¡Anaaaaaa!
Ana G. Obregón: No me voy a ir, mi guardaespaldas me ha dado esto porque no has sido buena conmigo...
(Sacan pistolas de agua y comienzan a mojarse)
Sardá:¡Qué locura!Gracias, Ana....