Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arturo frente a Aída Nízar: "No me queda ninguna postura que probar en la cama"

"No me pones nada", ha dicho Aída nada más sentarse. "Tú a mi tampoco", ha respondido Arturo. El diálogo no ha conseguido volar más alto en todo el programa, ni siquiera con el "¿tengo que ser del PP para que me pongas?" o el "eres un terrorista del afecto" que se han dedicado a continuación.
"Hace tiempo que me resbala bastante lo que puedan decir, la gente cercana que me conoce ya sabe que no soy el que se ha querido decir que soy", zanjaba Arturo como en un trabalenguas.
A partir de ahí, el concursante ha abierto su corazoncito a las confesiones. La primera: "¿Con tres mujeres, qué voy a hacer con tres mujeres? Tres es mucha caña para mi, no soy tan guarro". La segunda: "Un hombre o una mujer que se mete en medio de un matrimonio me parece vergonzoso". Y la tercera: "Me dejaron a los 30 y lo pasé rematadamente mal".
También describió el muchacho a su mujer ideal, que apunten las decenas de pretendientas que se le amontonan en cada bolo discotequero: "La mujer que me enamore debe ser independiente, con sus sueños, sus objetivos, no me gustan gandúlas, pero que sabe apreciar lo que es una relación y una familia".
Aída tampoco se quedó atrás, apostando cien por cien por la desconfianza plena: "Me encontré a mi amor de los 17, el hombre de mi vida, con otra en la cama. Y encima estaba esmirriada. Me enseñó que jamás hay que fiarse del hombre que tienes a tu lado".