Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asesinos internacionales

Más allá de las fronteras, de las naciones y de los países, el crimen siempre encuentra un reducto en la justicia para hacer acto de presencia. En ocasiones, las insuficientes penas o la falta de pruebas dejan en libertad a asesinos que salen de sus ciudades para continuar sembrando el terror en lugares alejados, donde nadie les conoce. La muerte de Rocío Wanninkhof, Sonia Caravantes e Isabel Bascuñana, lo demuestra.

    

 
CASO WANNINKHOF/CARABANTES
Rocío Wanninkhof, una joven de 19 años, volvía a su casa andando la madrugada del nueve de octubre de 1999, la joven no llegará a su domicilio. Pese a que no existen pruebas físicas, la policía acusa a Dolores Vázquez, compañera sentimental de Alicia Hornos, madre de la víctima, sobre la que se dibuja un perfil psicológico repleto de claroscuros y que supuestamente odia a Rocío.  Casi cuatro años después del crimen de Rocío Wanninkhof, desaparece a tan sólo 12 km la joven Sonia Carabantes. Pronto, una noticia inesperada se convierte en portada de todos los periódicos. "Una prueba de ADN vincula los casos de Sonia Carabantes y Rocío Wanninkhof.


 

 


EL ASESINO DEL PARKING

Isabel Bascuñana es asaltada en el ‘parking’ cuando salía de la Universidad de Lleida, donde estudiaba derecho. Durante la investigación se recogen huellas de todos los posibles sospechosos entre ellos el vigilante del parking, Gilberto Chamba, porque debió ser una de las ultimas personas que vio con vida a Isabel. La actitud del vigilante levantan las sospechas de las autoridades y, finalmente, sus movimientos le delatan.  
 

 

 
 


IMÁGENES DE LA ESCENA DEL CRIMEN


La investigación del lugar de los hechos suele contener aquellas pruebas que conducen al culpable. El asesino siempre deja un rastro que da la clave para resolver el caso.

El ‘parking’

Caso Wanninkhof
 

 

 


LAS AUTOPSIAS


Tanto el asesinato de Isabel Bascuñana  como los de Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes resultan ser excesivamente brutales. La autopsia de estas jóvenes lo atestigua y aporta ciertas claves para la investigación.

Autopsia de Rocío

Autopsia de Sonia
 

 

 

 

RECONSTRUCCIÓN DEL CASO

Caso de Isabel Bascoñana Caso Wanninkhof- Carabantes





TODOS LOS VÍDEOS