Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bea, entre la espada y la pared

En el capítulo que se emite el martes 18 de marzo, Nacho, desesperado por la situación que vive con su chica, coloca a Bea entre la espada y la pared.
Las relaciones de Bea y Álvaro no pasan por su mejores momentos. Los ratos que han pasado juntos en el hospital han provocado los celos de Olga y Nacho, quienes no ven con buenos ojos la aproximación en la pareja.
Nacho no puede soportar la situación y ejerce una fuerte presión sobre su novia, quien se ve entre la espada y la pared y se ve abocada a tomar una decisión respecto a su relación con el abogado.
Mientras tanto, Álvaro está completamente hundido por la muerte de su padre. Tras el triste desenlace, el ex director de Bulevar se da cuenta de que no siente por Olga lo que se supone que debería sentir.
Por su parte, Chali consigue su objetivo y acepta ir a la boda de su hija de incógnito. Indignado, Santi se siente defraudado por la peluquera con la que tiene una agria discusión. Gracias a esta indiscrección, Puri descubre que la peluquera y Bárbara son madre e hija.
Entretanto, Elena ha encontrado en el chat una manera de mejorar sus relaciones sociales y pide ayuda a Andrea para que la guíe en tan desconocido terreno. Sin embargo, le va a traer algún problema, sobre todo porque se mete tanto de lleno en este mundo que descuida su trabajo. No obstante, el chat traerá una nueva ilusión a su vida cuando conoce a Marco Antonio.