Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crews vuelve a la escena del crimen

Una mujer aparece muerta el día de su boda. El principal sospechoso, su marido... pero el detective Charlie Crews no cree en las evidencias tras cumplir 12 años de cárcel por un delito que no cometió. Así, irá más allá de lo que parece ser y volverá a la escena del cirmen por el que le inculparon.
Parece evidente que el marido, a quien encuentran empapado en sangre, ha matado a su esposa durante la noche de bodas. Pero Charlie tiene una intuición, cree que no todo lo evidente se corresponde con la realidad y, por ello, intenta ir más allá.
Pronto aparecerá una chica que fotografió toda la boda y estas instantáneas se convertirán en la principal prueba. Serán estas fotografías las que exculpen al marido y revelen al verdadero culpable del delito.
Vuelve al escenario del crimen
Mientras resuelve el caso, acuden los recuerdos. Charlie vuelve a la casa de sus amigos, aquellos que fueron asesinados y cuyo crimen le inculparon. 12 años en la cárcel, él no quiere venganza pero sí descubrir la verdad. Por ello, vuelve al escenario del crimen, repasa cada una de las pruebas, dónde fueron hallados los cadáveres, cómo estaban... y pronto da con una nueva pista. La niña, de nueve años, no estaba en la casa, o al menos eso dijeron. Sin embargo, su cama estaba deshecha, algo ocurrió con la niña pero ¿qué?
No todos han vuelto a su lado
Todos dieron de lado a Crews cuando fue condenado y no todos han vuelto a prestarle su apoyo. Karen Davis aún recela del detective y presiona a su compañera para saber algo que expulse a Charlie definitvamente del cuerpo de policía. Sin embargo, Dani no se convertirá en 'la chivata' de Crews.