Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diego y Ana celebran la victoria del Madrid con un beso

Diego y Celia van a tener más que palabras por culpa del fútbol. No sólo la abandona por su adorado Madrid, sino que ha ido a ver el partido con Ana. Por si fuera poco los medios ilustran la victoria de los merengues con un beso que su rival le propina a su hombre. El 'encontronazo' entre Fiti y su hijo al encontrar éste una bicoca de trabajo, y un 'pleno al cero' en las notas de Teté  terminan de aderezar la ensalada de desencuentros que los habitantes de Santa Justa nos tienen preparada para esta martes.
José Luis , Fiti y Santi sorprenderán a Diego con unas entradas para ver a su equipo, el Real Madrid, en los octavos de final de la Liga de Campeones. Sin embargo, existe un problema: el partido coincide con una cita que el tabernero tiene con Celia. La mejicana comprende las ganas de su pareja por asistir al encuentro y accede a posponer la cita. Pero cuando en pleno éxtasis futbolero tras un 'golazo' de Sergio Ramos, se desencadena una discusión en la pareja. Celia ve por televisión a Ana besando a Diego
La crisis continúa a la noche siguiente. Diego y Celia han quedado para ir a la ópera, pero un imprevisto obligará a la mexicana a faltar a su cita. El motivo tiene que ver con Teté: El particular boicot de la Capdevila a la relación de su padrastro se salda con una plaga de suspensos en su evaluación escolar. Esto provoca una nueva desilusión en la familia, ya que la joven siempre había obtenido unas excelentes calificaciones.1
Raúl encuentra otro trabajo
Los desencuentros prosiguen en casa de los Martínez. Hacienda reclama a Fiti una multa de 2.000 euros por culpa de un fax que debía haber enviado su hijo. Este supuesto descuido acaba con la paciencia del padre que, harto de la inmadurez del chaval, le recrimina su falta de implicación en el negocio familiar. La aparición de Ricardo Varona, un misterioso personaje, en el taller con una suculenta a la par que sospechosa oferta de empleo para Raúl motivará su abandono en 'Fiti&son'.