Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiti se declara a Ana

Fiti no puede quitarse a Ana de la cabeza. Ante este amor que parece imposible, el mecánico decide entrar en un monasterio, no sin antes sincerarse con su amada. También Guille y Curro tendrán problemas con las chicas en el capítulo de este martes.
El reciente accidente de coche y su amor frustrado por Ana hacen plantearse a Fiti un cambio de aires. Decide buscar la paz para su espíritu en un monasterio. Sus amigos, convencidos de que su marcha responde a su soledad, le montan una cita con la prima de José Luis, Anabel (papel interpretado por la actriz Guadalupe Lancho).
Anabel y Fiti congenian, pero el corazón del mecánico pertenece a otra Ana. En un momento de ofuscación envía un mensaje de voz al móvil de su cuñada confesándole su amor. Sin embargo, la vergüenza le hace recapacitar. Tras un intento fallido de "interceptar" la grabación, el mecánico finge que era Anabel y no Ana la destinataria del mensaje. 
Teté quiere independizarse
En casa de los Serrano, la inminente emancipación de Teté preocupa a Diego y Carmen. La apasionante experiencia laboral emprendida por la joven, unida a la apertura de una cuenta bancaria, se convierten en signos inequívocos de las ansias de independencia de la joven. Para salir de dudas, el tabernero pide a su hijo Guille que espíe a su hermanastra. Sin saber muy bien si realmente lo hace por su padre o porque aún siente algo por ella, el chaval se convierte en su compañero trabajando en la tienda que recientemente Sergio acaba de abrir, algo que no agrada en absoluto a la Capdevila.
Los problemas sentimentales continúan con Curro . El menor de los Serrano quiere conquistar a una chica, Cristina. Para seducirla compone un rap y, alentado por el apoyo familiar, se presenta al casting de 'El júnior de oro', un programa televisivo que selecciona a nuevos talentos musicales por toda Europa. Diego, consciente de las escasas dotes musicales de su hijo, intenta persuadirle para que no se presente y así evitar un ridículo irremediable.