Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Galindo a Sardá: "Por primera vez te confesaré mi edad, tengo 72 años"

"Echaba de menos estos aplausos", ha admitido Galindo nada más hacer acto de presencia en el plató de 'La Tribu'. El actor, ya retirado ("que no jubilado"), entró sonriente y conversó con su antiguo jefe sobre algunos de los momentazos de las bambalinas marcianas.
Anécdotas marcianas
Las broncas con Mariano-Mariano en el camerino que compartían eran míticas: "Siempre tenía calor. En pleno invierno iba con una chaquetilla y ponía la refligeración y yo me ponía como un loco. Las peleas que hacíamos en directo eran iguales. Siempre discutiendo".
Y también sus manías diarias ("me encantaban las patatas fritas, las olivas y algunos profiteroles que a veces nos traían"), cuando Latre le tomaba el pelo imitando a Boris como si estuviese allí en el día que no le tocaba o los 'skets' que representaban, como el del Señor Casamajor y el del niño del exorcista.
El trabajo más "tranquilo" de la carrera de Galindo
"Lo que yo he hecho mas tranquilo y más normal en mi carrera fue 'Crónicas'. El primer día, que ahora hará 12 años, estaba en el túnel tan tranquilo. Siempre, como actor, se tiene mariposas en el estómago, pero yo estaba tranquilo", ha comentado un nostálgico Galindo.
Una historia la suya que viene de lejos. El padre de Sardá ya llamaba "de usted" a Galindo hace décadas, cuando Sardá vio por primera vez al actor haciendo de muñeco de ventrílocuo. "Siempre digo que cuando yo me quedé absorto por primera vez antes ti fue cuando teníamos la misma altura", ha rememorado el presentador.
Entre recuerdo y recuerdo, y tras la entrada de Latre y Boris, los minutos que tenían para conversar se fueron escurriendo entre los dedos. Galindo decidió quedarse al darse cuenta junto a su colega, casi hasta el final del programa: "¿Ya hemos terminado? Nooo. Hagamos una mesa de aquellas que hacíamos...", rogaba. 'Tempus fugit', marcianos.