Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Instrucciones de uso

A la hora de utilizar un preservativo surgen multitud de dudas y sobre todo si es la primera vez que tienes uno entre las manos, a continuación te contamos cómo se pone un profiláctico, cómo se debe quitar, dónde se debe tirar, todo lo que se debe saber sobre sobre esta 'gomita'.
¿Cómo me lo pongo?

Stop, Stop, Stop
1

Todo se aprende con la práctica, no cometas la imprudencia de asistir a tu primera cita sexual sin saber ponértelo o ponérselo. Los sexólogos enseñan a sus pacientes en un pene de goma. Más barato, y algo más divertido es practicar con vegetales rígidos o frutas: un pepino o plátano nos servirán. Dos o tres condones estropeados y una tarde de risas nos habrán quitado el miedo a manipular la caja de preservativos, y nos permitirá enfrentarnos al deseado momento con mucha más calma y seguridad.
Es indispensable, que el condón se ponga siempre con el pene en erección. Una vez que has sacado el preservativo de su envase y has comprobado que se encuentra en buen estado, comprime con tu dedos pulgar e índice el extremo cerrado del condón para expulsar el aire y colócalo sobre el pene erecto, dejando un espacio libre en la punta para que se deposite el semen, a continuación desenrolla el condón cuidadosamente cubriendo totalmente el pene.2
No olvides usar el condón durante toda la penetración. Y recuerda  que antes de eyacular el líquido seminal, esas gotitas transparentes que aparecen en el glande cuando te encuentras bastante excitado,  contiene espermatozoides.
Reglas de oro para evitar que un preservativo se rompa
-Comprueba la fecha de caducidad. No se deben utilizar preservativos caducados.
- No se te ocurra lubricarlos con vaselina ni con aceites cosméticos, estas substancias aumentan su porosidad, y no queremos bajo ningún concepto que los espermatozoides se escapen y se den un festín.
-Si el preservativo está seco o demasiado pegajoso -debe estar lubricado pero no pegarse como un chicle- cuando lo retiras del envase, no seas rata y quieras aprovecharlo. Deséchalo inmediatamente, el no hacerlo puede traerte un buen susto.  
-Guárdalos siempre en un lugar fresco y seco, protegido de la luz. Tira sin pensártelo dos veces ese preservativo solitario que lleva semanas en tu billetera, en el bolso, o en la guantera del coche.
-Cuando lo vayas a usar, sácalo con suavidad de su envase, ten cuidado de no rasgarlo con los dientes, uñas o anillos.
-Utiliza un único preservativo para cada relación sexual.
Y finalmente lleva siempre más de uno contigo, por si tienes problemas con alguno de ellos. O por si quieres repetir.
¿Cómo me lo quito?
Tras la eyaculación, retira el pene lentamente de la vagina antes de que haya desaparecido la erección, sujetando el condón por su base para asegurar que no haya salida de semen durante la retirada.
Si a pesar de no haber tenido ningún percance queréis saber si el condón no tiene ninguna fuga, comprueba que no se ha roto inflándolo o llenándolo de agua bajo el grifo.
¿Dónde lo tiro?
Lo ideal es envolver el preservativo usado y tirarlo a la basura. No lo tires en el wc, los ríos de tu comunidad te lo agradecerán y bajo ningún concepto los tires al suelo. Es francamente desagradable pasear por un parque y ver el césped sembrado de preservativos. Piensa en los demás.