Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jaime Giménez Arbe, el solitario

Jaime Giménez Arbe, quién durante 14 años fue una imagen sin nombre para las autoridades y los medios de comunicación, recupera su identidad el 23 de julio de 2007 cuando es detenido en Portugal.
Hasta esta fecha a Giménez Arbe se le conoce como un peligroso delincuente y atracador de bancos español. Desde 1993, ha atracado en 15 provincias españolas, donde ha asaltado 36 bancos y matado a 2 guardias civiles. Hasta el momento de su detención Jaime Jiménez Arbe vivía solo en su casa de las Rozas desde que se separó de su segunda mujer, con quien tiene en común dos hijos adolescentes. Detrás del apodo que los medios le han otorgado, 'el solitario', hay una personalidad muy compleja.

Giménez Arbe es un hombre formado. Nació en una familia acomodada y estudió en el Liceo italiano hasta bachillerato elemental. Desde su infancia mostró un carácter muy fuerte y así lo constatan aquellos que lo conocieron en esa etapa. Miguel Naveros, uno de sus compañeros de clase, asegura que "era muy decidido, su fuerza estaba en la decisión que tenía".

Su astucia trajo de cabeza a los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional, que durante mucho tiempo no lograron identificarle. Una astucia que se manifestó en Jiménez Arbe desde su adolescencia, momento en el que empezó a demostrar sus dotes para construir armas artesanalmente fabricando un puño americano con lata y tachuelas. Vicente Garrido, psicólogo criminalista, ha reconocido que "El hecho de que fuera un autodidacta y que tenga esa capacidad para elaborar tantos utensilios y artilugios para sus crímenes, revela que tiene una inteligencia práctica muy notable". 1

Su inteligencia es otra de las cualidades que no ha pasado desapercibida para las autoridades. Un atributo del que el propio Jiménez Arbe es consciente y así lo ha manifestado en las cartas que ha escrito desde la cárcel de máxima seguridad de Monsanto en Lisboa, donde en este momento se encuentra cumpliendo su pena. "Soy un ser humano generoso, valiente, amante del arte, creo que hábil en todas las cosas que hago".

Estos rasgos, que en un principio hacían augura para él un futuro formidable, se mezclan con una personalidad violenta, una combinación muy peligrosa. Desde su adolescencia cuenta con fama de irascible, algo que le hace popular cuando crea una banda agresiva a semejanza de la que protagoniza la película 'La Naranja mecánica'.

Este talante marcará su vida y sus relaciones con los demás. Tendrá que terminar el bachillerato en Pozuelo ya que le expulsan del colegio por dar una patada al director. La hermana de su primera esposa asegura recordar las palizas que Jiménez Arbe propinaba a su mujer. Incluso tiene fama bronquista entre sus vecinos, quienes han reconocido haber tenido problemas con él. No llega a cumplir el servicio militar obligatorio alegando ser esquizofrénico. Enfermedad que el ha desechado "Yo soy piloto de helicópteros, patrón de embarcaciones de recreo, técnico especialista en refrigeración industrial. ¿Tú conoces a alguien con estas habilidades, entre otras, que sea esquizofrénico?". Y que los psicólogos criminalistas no han admitido como posible pues consideran que un comportamiento criminal tan cuidadoso difícilmente puede ser llevado a cabo por un esquizofrénico.2

En el momento de su detención Giménez Arbe había logrado cierta estabilidad sentimental y tenía entre sus proyectos casarse con su novia Iris, una brasileña que conoció a través de Internet. Pretendía fundar una empresa de combustible ecológico para lo que necesitaba más dinero.