Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguel Ángel Revilla: "Está claro que nadie huye del país si no ha cometido algún tipo de delito"

'Rojo y Negro ' ha contado con el testimonio del presidente de la Comunidad Autónoma de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, para explicar cómo se logró la devolución del dinero que se acusó a 'Pepe el del Popular', presente en el plató, de haber estafado. En primera instancia, el banco no tenía intención de reponer los fondos a los clientes.
Nacho Abad : Qué le parecen las declaraciones de Pepe, Usted era diputado y medió para solucionarlo
Miguel Ángel Revilla: Se me presentó una coordinadora que presidía Víctor Saez de la Maza que me plantea que tienen esta situación. Este hombre me dice que es el último en verle, que le había llamado para que le llevase un millón de pesetas que lo necesitaba urgentemente. Eran 1.200 millones lo que pasaba con esta coordinadora.
NA: ¿Se lo llevó Pepe?
MR: No lo sé. En el banco desde luego que no estaba. Yo tuve una entrevista con Taberner, que me dijo que se ponía al teléfono pero que no recibía. Le tuve que engañar diciendo que iba a Telecinco a denunciar el caso. El asunto es que esos ingresos no estaban registrados en el banco electrónicamente. Estaban a mano. Pero el banco es responsable a través de los apoderados.
NA: ¿Y por qué se acusa a Pepe?
MR: Lo que está claro es que nadie huye de un país si no cree que no ha cometido algún tipo de delito. En una situación en la que me acusan de algo yo no huyo en veinte años. Y hay un juicio en el que está demostrado y probado que este dinero se lo apropiaron unas personas. Una, de hecho, está condenada.
NA: ¿Gente pensó en el suicidio?
MR: El banco al principio decía que no devolvía un duro. Este hombre, Taberner, que era un supernumerario del Opus Dei, me invitó a comer y le dije que tenía que volver a Cantabria con algo. Me preguntó el nombre de tres, y después en cadena cobraron los demás. Pero había gente con tres, cien millones. Otros, los ahorros de toda su vida. Era un conglomerado de gente, algunos acomodados, y otros con pequeños negocios que tenían ahí todo su patrimonio.