Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia del “Monstruo de Amstetten” intenta recuperar la normalidad

La mujer y las hijas del ya conocido “monstruo de Amstetten” permanecen ingresadas en el hospital psiquiátrico de la localidad austriaca para intentar recobrar la normalidad que Josef, el cabeza de familia, les arrebató hace 24 años, cuando encerró a su hija en un zulo y la violó hasta dejarla embarazada en siete ocasiones.
El padre de la víctima hizo creer a todos que su hija estaba metida en una secta y que por ese motivo se había ido de casa. Para dar credibilidad a la historia obligaba a la joven a escribir cartas de su puño y letra que más tarde él mismo enviaba por correo desde distintos puntos del país. Gracias a los restos de saliva que se encontraban en los diferentes sobres no hay duda de que fue Josef es el responsable de hacer llegar las postales a su domicilio desde los distintos lugares a los que se desplazaba, y donde supuestamente se encontraba su hija.
Además, su vida estaba perfectamente planificada, y no permitía que ni su mujer ni el resto de su familia saliesen de casa sin él. Para dar de comer a su prisionera se desplazaba hasta los supermercados de localidades cercanas y compraba únicamente latas de conserva. Josef disfrutaba plenamente de su doble vida y durante estos 24 años lo tenía todo perfectamente calculado y se permitía viajes exóticos a Tailandia, donde se piensa que practicaba turismo sexual.