Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rebeca encuentra la solución

A pesar de su amnesia, parece que los conocimientos de ingeniería de Rebeca siguen intactos. Gracias a lo que parece pura intuición, la joven consigue dar con el punto de distribución del alcantarillado.
Rebeca está convencida de que ha dado con la solución para encontrar el punto de distribución del alcantarillado y, por tanto, restablecer el agua en la plaza. Decidida a solucionar el problema, trata de contarle a Rafa su descubrimiento para que la constructora se ponga manos a las obras. Sin embargo, el arquitecto no está dispuesto a escuchar sus sugerencias.
Deseosa de compartir su hallazgo, Rebeca habla con Pepe Lee. Alucinado, escucha la teoría de su amiga y gracias a la que se da cuenta de que los planos con los que la constructora trabaja son erróneos.
Al enterarse de que se ha descubierto el boicot de los planos, Eduardo sabe que tiene que mover ficha rápidamente si aún quiere hacerse con la plaza. Marín deberá presionar a los vecinos para que vendan sus pisos cuanto antes y tiene muy claro por dónde va empezar el acoso y derribo: Paqui y Anachú serán las primeras.
Por otro lado, Lulo hace una última perrería a la abuela María consiguiendo lo que buscaba, que ésta le pida que le deje en paz. Ambos parecen estar aliviados pero, con el paso del tiempo, se dan cuenta de que se echan de menos.