Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roberto, acosado por su cuñada

Roberto no quiere salir y su mujer accederá a su petición de cenar en casa. Sin embargo, Roberto no se librará de hacer la cena y de las características sorpresas de su mujer quien traerá invitados sorpresa a cenar. Pero, además, aparecerá su cuñada quien le acosará frente a Marina.
Roberto no duda en poner el termómetro en la lámpara, excusas... dice tener una infección estomacal para evitar salir con su mujer en Nochevieja. Marina quiere cenar en un restaurante, tomar las uvas en la Puerta del Sol y luego celebrar una noche mágica con una gran fiesta.
Pero para Roberto, la Nochevieja no es más que una excusa para vestirse de camarero, ponerse pajarita y hacer el tonto. Sin embargo, Marina accede a su petición a cambio de que su marido se coloque el traje y se encargue de la cena.
Una noche llena de sorpresas
Las sorpresas no han acabado. Cuando Marina vuelve de la peluquería, viene acompañada: un indigente que no habla y que se convierte en su buena acción de fin de año. Sin embargo, Roberto no las tiene todas consigo, cree que es un extraño que le puede robar la televisión.
Marina se mete en su papel de hada madrina y ofrece a su vagabundo un baño caliente e incluso le rasca la espalda. Pero este señor no será el único invitado: la hermana de Marina, recién separada, hará su aparición en la escena. Tras ella, llegarán otros cuatro indigentes que han oído que en casa del matrimonio hay cena de nochevieja gratis.
Pero lo más inesperado de la noche fue la irrupción de unas monjas quejándose de que les han hecho la competencia y acaban tomando una copita de champán en el salón del matrimonio.
Roberto y la hermana de Marina
Mientras, la hermana de Marina acosa a Roberto en la habitación. Dice estar segura de que el hombre le desea desde hace años y le tira a la cama en el momento en el que Marina irrumpe en la habitación.
Así, Marina recibe el año llorando, su hermana con los ojos fijos en la televisión y Roberto bailando animadamente con una de las monjas ¿Trae el año nuevo una nueva crisis para la pareja?